Inicio / “Con orgullo recibí mis Alas de Piloto Militar con el grado de Alférez”

“Con orgullo recibí mis Alas de Piloto Militar con el grado de Alférez”

Fecha de Creación: 
17 de Junio de 2020
“Con orgullo recibí mis Alas de Piloto Militar con el grado de Alférez”

En el marco del Plan Ajax, en el Comando Aéreo de Combate No 1, CACOM-1, trece Alféreces desarrollaron su periodo de formación como pilotos militares de la Fuerza Aérea Colombiana, FAC, un importante logro para la Institución después de diecisiete años, permitiendo que una vez graduados como subtenientes, éstos jóvenes oficiales puedan hacer parte activa de las cabinas de las aeronaves con las que cuenta la FAC, aportando de manera crucial al cumplimiento de la misión Institucional.

Precisamente y con motivo de esta meta alcanzada por la Institución, en entrevista realizada al Alférez Ospina Rodríguez Sergio integrante del curso No 93 de Oficiales, quien a sus 20 años se destacó como el primer puesto en su turno de vuelo; logró alcanzar sus Alas de Piloto Militar con este grado, al culminar satisfactoriamente su Curso de Vuelo Básico en el equipo T-37B Tweet.

¿Cómo inició su vocación por pertenecer a la Fuerza Aérea Colombiana?

Mi amor por la aviación inicia a muy temprana edad, en mi ciudad natal Manizales, cuando niño veía pasar un avión y salía corriendo a verlo, no sentía mayor satisfacción que ver volar un avión y no quitarle la mirada hasta que desapareciera en el horizonte.

La primera visita que realicé a una Base Aérea fue al Comando Aéreo de Transporte Militar, CATAM; con mucha ilusión viajé a Bogotá en compañía de mi familia a una ceremonia militar de un familiar, cuando estuve allí me enamoré muchísimo más de la aviación, sentí que quería pertenecer a esta vida cuando terminara mi bachillerato, y así fue, a pesar de los sentimientos encontrados por dejar a mi familia y más al salir de mi casa con tan sólo 16 años de edad logré cumplir mi sueño al ingresar a la Escuela Militar de Aviación, EMAVI.

Sin duda alguna, una de las cosas que más me motivó para tomar la decisión de realizar mi carrera militar fue el poder servirle a mi país, y tener el honor de vestir el uniforme; ahora como Alférez tengo claro que ser disciplinado es algo indispensable para cualquier actividad, no solamente en el ámbito militar sino en la vida del ser humano, esto me ayudo a conseguir mi sueño como piloto.

¿Qué significa para usted portar las alas de piloto militar sobre su pecho?

Portar las alas de piloto militar es un honor y un privilegio que muy pocos tienen la posibilidad de lograrlo, es un orgullo porque las alas simbolizan el sacrificio, las horas de estudio, el trabajo y la dedicación; es un arduo proceso donde se pone a prueba muchas cosas. Pertenecer al ámbito militar y a la especialidad de vuelo como piloto, es la oportunidad de demostrar así mismo el esfuerzo y compromiso con esta hermosa Institución.

¿Cómo fue su proceso de aprendizaje durante el Curso Básico de Vuelo en el CACOM-1?

El Curso Básico de Vuelo se complementa del curso primario, en el cual adquirimos conocimientos generales de aviación, en temas como meteorología, planes de vuelo, fraseología y algunos procedimientos de la aviación a nivel mundial; luego en el curso básico se inicia una nueva etapa para formarnos como pilotos militares y es mucho más exigente; en mi caso, fue pasar de una aeronave monomotor a una bimotor, es un cambio importante ya que la capacidad de operación del T-37B Tweet es muy diferente a la que tiene la aeronave T-90, la cual tuve la oportunidad de volar en el curso primario en Cali.

¿Cómo fue su transición al curso básico de vuelo?

El poder volar otra aeronave para todos los pilotos de la Fuerza Aérea Colombiana siempre es un reto mayor, ya que significa estudiar nuevos manuales, listas de chequeo, cartas de rendimiento, en otras palabras es cambiar completamente de panorama. En este curso se tienen implementadas las fases de pre-solo, acrobacia, instrumentos, vuelo nocturno, navegación y formación; este entrenamiento es fundamental para el vuelo de un piloto militar, lo que nos diferencia de los pilotos de la aviación comercial. Así mismo quisiera resaltar que a diferencia del curso de vuelo primario, en la fase de crucero volamos desde Palanquero a 16 aeródromos a lo largo y ancho de nuestro país, aplicando todos los conocimientos adquiridos y ampliando nuestro conocimiento de la geografía y topografía nacional.

¿Qué le quiere decir hoy a la Fuerza Aérea Colombiana?

Agradezco a la Fuerza Aérea Colombiana por dejarme hacer parte de esta importante iniciativa y ser pionero del Plan Ajax, al cumplir 180 días al lado de mis trece compañeros en donde por más de 160 horas de instrucción en tierra logramos con éxito las 1.148 misiones en vuelo en las que no solo nos adaptamos a la aeronave, sino que colocamos a prueba todas nuestras capacidades físicas y mentales, convirtiéndonos en parte del selecto grupo de hombres que aprendieron a volar en un jet bimotor y por supuesto en Pilotos Militares.

Finalmente y después de casi cuatro años de sacrificio en la EMAVI, el Alférez Ospina Sergio demuestra la pasión de los hombres del aire, quienes gracias al entrenamiento recibido, harán parte de las tripulaciones a bordo de las aeronaves de su Fuerza Aérea Colombiana que a diario velan por la seguridad de la población y la soberanía del territorio nacional desde los cielos colombianos, permitiendo continuar la ruta para alcanzar las estrellas.

Autor: 
Comunicaciones Estratégicas CACOM 1
Enviar a un amigo
Share