Inicio / “Decidí seguir los pasos de mi padre para continuar construyendo una mejor Colombia” Teniente Sánchez

“Decidí seguir los pasos de mi padre para continuar construyendo una mejor Colombia” Teniente Sánchez

Fecha de Creación: 
15 de Mayo de 2020
“Decidí seguir los pasos de mi padre para continuar construyendo una mejor Colombia” Teniente Sánchez
“Decidí seguir los pasos de mi padre para continuar construyendo una mejor Colombia”: Teniente Sánchez

Su padre obtuvo en el transcurrir del servicio policial varios distintivos como héroe de la patria, entre las menciones están, una Medalla al Valor, dos Menciones Honoríficas y múltiples felicitaciones, que enmarcaron un camino de valentía y heroísmo en el marco de las décadas ochenta y noventa, períodos que fueron golpeados por el narcotráfico y el conflicto interno armado con las guerrillas del ELN y las FARC.

Siguiendo los pasos de su progenitor, decidió ingresar a la Escuela Militar de Aviación EMAVI, el 18 de enero de 2011, como integrante del curso 87 de Oficiales, con el propósito de seguir el ejemplo de su padre sirviendo al país, y en medio de sus estudios de ingeniería mecánica y el arduo entrenamiento militar, obtuvo el grado de subteniente en diciembre de 2014. Así mismo, el 13 de diciembre de 2018, escaló un peldaño más en su carrera de Oficial con el ascenso a Teniente.

Actualmente, desempeña el cargo de Jefe de Sección Planeación del Escuadrón Técnico del Grupo Aéreo del Caribe, en dicho Escuadrón se encargan de mantener el alistamiento de la aeronave Cessna 208B, asignada a la Base Aérea, así como el equipo terrestre de apoyo aeronáutico para el recibo y despacho de vuelos militares y humanitarios; los cuales han jugado un papel determinante durante la crisis del COVID-19 con la recepción de equipos médicos para el Hospital del Archipiélago de San Andrés Providencia y Santa Catalina, más de 137 toneladas de kits de alimentos para los isleños con el programa “Colombia está contigo, un millón de familias” del Ministerio del Interior.

Ahora como Oficial de su Fuerza Aérea Colombiana recuerda con orgullo la labor que desempeñaba su papá, “mi padre siempre fue fiel a su convicción de servicio, a pesar de los múltiples problemas que enfrentó durante su servicio, jamás olvidó este ideal hasta el fin de sus días (…) el 21 de julio de 1997, cuando se encontraba de servicio en la vía que de Cali conduce a Buenaventura, fue hostigado por un grupo de hombres pertenecientes al ELN, quienes lo hirieron mortalmente y al llegar a una clínica en Cali perdió la vida”, exclama Sánchez.

Cada vez que va a su casa observa las fotografías de su padre y recuerda los momentos vividos, en ese álbum de recuerdos y vivencias, aparecen fotos de cuando viajan en familia a Buenaventura con su padre, cargándolo en sus brazos en una lancha por el puerto marítimo, otras imágenes que llenan de nostalgia y cariño son las que portando su uniforme verde oliva, que hoy se asemejan como un reflejo al verse en el espejo engalanando el uniforme azul propio de los caballeros del aire.

En su memoria vive aún ese recuerdo de crianza donde veía junto con sus padres el gusto por los aviones, la mística y la disciplina que reflejan los hombres pertenecientes a la Fuerza Pública, y las visitas en casa de sus abuelos maternos en el municipio Vélez, Santander, lugar donde compartía junto con sus padres y lo llenaban de tranquilidad.

Su padre siempre quiso lo mejor para él y para su mamá, así fue como se impulsó a vivir una vida llena de retos y entregar lo mejor de sí mismo para la Nación; su proyección es seguir alcanzando grandes logros, “mi visión es seguir fortaleciendo mis conocimientos en el área de mantenimiento aeronáutico, los cuales me permitan tomar las mejores decisiones para preservar el soporte vital de mi Fuerza Aérea que son las aeronaves” añade Sánchez, quien desea llegar a ostentar el grado de General de la Institución Aérea.

Dos hombres, dos generaciones, dos valientes uniformados que han dado todo por nuestro país, sin duda alguna, la familia Sánchez muestra que la enseñanza más grande es dejar un legado de amor por lo que se hace y para quien lo hace, en la Fuerza Pública están hombres y mujeres que quieren un mejor futuro, no sólo para sí mismos, sino para las futuras generaciones y en general, para una Colombia que viva llena de alegrías, de paz y este más unida.

Muchas personas toman lo bueno de sus progenitores, esa educación de principios y valores que caracterizan a miles de familias, y que hoy fortalecen las virtudes Institucionales por quienes deciden proteger a los colombianos y salvaguardar la soberanía Nacional en cada una de la Fuerza Pública.

Autor: 
Comunicaciones Estratégicas GACAR
Enviar a un amigo
Compartir