Inicio / “Siempre sentí el llamado a ser piloto y servir a mi país”: Teniente José Urrego

“Siempre sentí el llamado a ser piloto y servir a mi país”: Teniente José Urrego

Fecha de Creación: 
24 de Abril de 2020

Oficial del Curso No. 86 de la Fuerza Aérea Colombiana nació en Bogotá el 13 de febrero de 1992 y desde muy joven se interesó por las aeronaves, esto lo motivó a ingresar a la Escuela Militar de Aviación y realizar estudios en administración aeronáutica.

Su interés personal siempre fue comandar una aeronave de la Fuerza Aérea Colombiana porque sintió el llamado a servir al país y a ser piloto, desde muy niño asistía todos los años a los desfiles del 20 de julio y se emocionaba al ver pasar los aviones en formación.

Hoy en día el sueño que tuvo de niño se hizo realidad, Andrés Urrego es piloto supervisor de la aeronave medicalizada Caravan C-208B, lo que le ha permitido desarrollar un amplio despliegue operacional en el suroriente del país, cumpliendo más de 100 misiones de traslados aeromédicos que han permitido salvar vidas de personas principalmente de los departamentos de Caquetá, Putumayo y Amazonas.

Ser piloto supervisor de una aeronave requiere una serie de logros a lo largo de la carrera en los cuales no se presenten novedades como eventos de seguridad o faltas disciplinarias, además en los entrenamientos con los instructores se debe mostrar un nivel sobresaliente de proeficiencia, manejando ambas partes de la cabina, esto con el fin de supervisar los correctos procedimientos en la aeronave.

Además, se debe verificar que el piloto que acaba de salir de su curso avanzado de Caravan, realice de manera segura y correcta los procedimientos de vuelo, el supervisor también debe orientar, dar consejos y sugerencias para la mejora continua del personal bajo su mando y realizar un concepto al respecto ante la escuela de instrucción.

Su experiencia operacional responde a un recorrido en las aeronaves T-90 calima, T-27 Tucano, destacándose en los cursos primario y básico respectivamente, ocupando el primer y segundo puesto, en el equipo C-90 GTX no presentó ningún tipo de novedad operacional y actualmente en Caravan C-208B ha demostrado las capacidades y habilidades para ser supervisor de los pilotos que recién han terminado el curso avanzado de dicha aeronave; acumulando un total de 1.400 horas de vuelo, lo que demuestra su profesionalismo y experiencia en el ámbito aeronáutico.

El Caravan C-208B es una aeronave versátil, que se despliega por todo el territorio colombiano y posee la capacidad de aterrizar en pistas muy cortas y de cualquier tipo de terreno, lo cual hace posible llegar a comunidades alejadas y de difícil acceso.

“Es una satisfacción muy grande poder contribuir a salvar una vida, haciendo posible la recuperación médica de estas personas que son trasladadas en nuestras aeronaves, sin lugar a dudas la mejor recompensa de este trabajo son los agradecimientos de las familias” afirmó el Teniente.

Entre sus experiencias destaca una en especial en la cual presentó emergencia de humo en cabina y perdida de presión hidráulica para extensión del tren de aterrizaje en el equipo T-27, en ese momento realizó el procedimiento de acuerdo con el manual, distribuyendo las cargas de trabajo en cabina, el instructor acciona el tren de aterrizaje por emergencia y el Teniente Urrego realiza procedimiento de humo en cabina, logrando aterrizar la aeronave sin novedad.

En la familia del Teniente Urrego él no es el único que tiene una profesión en la cual aporta su conocimiento para ayudar a salvar vidas, pues sus padres son médicos de profesión, durante toda su vida ejercieron esa carrera, por lo cual ellos desde un centro de salud y Andrés desde una aeronave, conocen el agrado de ayudar a las personas.

“Me siento muy orgulloso de mis padres y de mi profesión, pues me doy cuenta del sentimiento de satisfacción de poder salvar una vida, eternamente estaré agradecido con ellos y con la Fuerza Aérea Colombiana por permitirme prestar mis servicios y entregar todas mis habilidades, conocimiento y capacidad en pro del bien de las personas” concluyó el Oficial.

Las misiones y experiencias de vuelo que ha tenido que vivir el Teniente Urrego sin lugar a dudas han marcado su vida de manera positiva, estar al mando de una aeronave para contribuir a atender una emergencia médica son los motivos principales por los cuales se entrena y capacita todos los días, la Fuerza Aérea Colombiana le dio la oportunidad de cumplir su sueño.

Autor: 
Comunicaciones Estratégicas Comando Aéreo de Combate No.6
Enviar a un amigo
Compartir