Inicio / EPFAC / Conozca la EPFAC / Saludo del Director

Saludo del Director

La educación es uno de los pilares fundamentales en una sociedad. A grandes rasgos, representa el nivel de desarrollo de su población concediendo una identidad propia. En este sentido, la Fuerza Aérea Colombiana se constituye en una gran sociedad, por ende, la educación debe ser el alma de su quehacer institucional.

Es a través de la educación que nuestros antecesores sentaron las bases doctrinales para la operación, mejoramiento continuo y transformación permanente que han llevado a la Fuerza Aérea a la cúspide de la excelencia operacional. De ahí que, actualmente nuestra institución cuente con el mejor talento humano, afianzado en los principios, valores y virtudes institucionales, que garantizan el desarrollo de las capacidades distintivas necesarias, para forjar la Fuerza Aérea del futuro.

De esta manera, la Escuela de Postgrados de la Fuerza Aérea Colombiana “CT. José Edmundo Sandoval”, se constituye en el baluarte de los procesos de formación, capacitación y entrenamiento de los oficiales, -líderes y comandantes-, en todos los niveles de la organización. Así mismo, la Escuela de Postgrados, desde su oferta posgradual, garantiza el desarrollo de los procesos académicos e investigativos, que le proporcionan a la institución oficiales con las competencias necesarias para la generación de nuevo conocimiento, la apropiación de saberes y el trabajo colaborativo, para la solución de problemas reales, y la satisfacción de las necesidades institucionales.

Es por ello, que al asumir el desafío que el alto mando me encomienda, invito a los señores oficiales, suboficiales y personal civil que conforma la comunidad académica de nuestra escuela, a trabajar juntos con responsabilidad, tesón y empeño, en pro de alcanzar las metas y objetivos institucionales, en correspondencia con la estrategia y en cumplimiento del mandato constitucional que sustenta nuestra misión.

Es de resaltar que, en el marco de la educación, todo proceso de cambio nos otorga una oportunidad de reflexión y constituye un punto de partida para alcanzar nuevos retos, que edifiquen a las instituciones y los individuos. Por consiguiente; quiero extender una cordial invitación a nuestros docentes e investigadores, grandes protagonistas de la gesta transformadora, a convertirse en fuente de inspiración para nuestros estudiantes. A su vez, invito a los oficiales alumnos, gestores y propiciadores del cambio, a canalizar todos sus esfuerzos y dar lo mejor de sí, para perpetuar el legado que durante 100 años de historia, ha entregado la Fuerza Aérea Colombiana a la sociedad y a la nación.

Así se va a las estrellas.

Muchas Gracias.