Se encuentra usted aquí

Bájale al consumo de la Sal

Colombia forma parte de los países que han implementado medidas nacionales para disminuir la ingesta de sal en la población con el propósito de prevenir enfermedades como la hipertensión, considerada el principal factor de riesgo para el desarrollo de enfermedad cardiovascular y cerebrovascular, y otras como las renales, el cáncer gástrico y la osteoporosis.

La sal está considerada como la mayor fuente de sodio de nuestra dieta, teniendo en cuenta que está compuesta aproximadamente de un 40 por ciento de sodio y un 60 por ciento de cloro: la ingesta se da cuando es usada como condimento durante la preparación de las comidas o es adicionada durante el procesamiento industrial de los alimentos y aunque el sodio es un nutriente esencial para el buen funcionamiento del organismo, consumirlo en exceso aumenta los riesgos para la salud.

Consiente de la importancia de reducir el consumo de sal, desde el año 2009 la Organización Panamericana de la Salud (OPS), promulgó la “Declaración de la política para reducir las enfermedades cardiovasculares a través de la reducción del consumo de sal alimentaria” estableciendo como propósito el descenso gradual en el consumo de 5 gramos de sodio/sal por persona por día.

Otros organismos como la Acción Mundial de Sal y Salud, WASH (por sus siglas en inglés) se han unido a este propósito y lleva a cabo una campaña anual llamada “Semana Mundial de la sensibilización sobre la Sal” con el propósito de que la población consuma menos sal.

Algunos datos:

-Las enfermedades crónicas no transmisibles ocasionan 2 de cada 3 muertes de la población general de América Latina y casi la mitad de todas las defunciones en personas menores de 70 años de edad.
-Existe una relación directa entre el consumo de sal y la presión arterial; hay evidencia de que la sal agregada a los alimentos es responsable del 30% de los casos de hipertensión arterial.

-La presión arterial elevada es el factor de riesgo más importante de muerte e incapacidad en el mundo, y se le considera responsable del 50% de las muertes por enfermedad coronaria y de más del 60% de las muertes por accidentes cerebrovasculares.

- La Encuesta Nacional de Situación Nutricional (2010), muestra que el 16.7% de los colombianos adiciona más sal a sus alimentos después de servidos en la mesa. Bogotá es la zona donde en mayor proporción se hace (21.3%), seguida de la región oriental (20.1%) y la pacífica (17.5%), particularmente en niveles 1 y 2 de Sisbén. De igual forma identifica que entre los alimentos que más consumen los colombianos con mayor contenido de sal/sodio, están el pan, galletas, enlatados, embutidos y alimentos de paquete. El 73% consume embutidos y el 69.6% alimentos de paquete.

Recomendaciones para reducir consumo de sal/sodio

-Al elegir alimentos y preparaciones, prefiera aquellos con un menor aporte de sal/sodio por porción. Para esto, revise las etiquetas y empaques de los productos.
-Utilice hierbas, especias y otros condimentos en vez de la sal para sazonar y cocinar.
- Pruebe primero los alimentos antes de tomar la decisión de adicionarles sal.
-Retire el salero de la mesa del comedor.
-Si requiere consumir bases o sopas deshidratadas no adicione sal ya que estos productos la contienen y en alta concentración.
-No adicione sal a la comida de los bebés, ni de los niños y niñas menores de dos años, de esta manera se promueven buenos hábitos alimentarios.

Tenga en cuenta al comprar:

-Los productos industrializados que tienen etiquetado nutricional, brindan información sobre el contenido de sodio; de acuerdo con la Resolución 333 de 2011, estos son los valores y se interpretan así:

* Libre de sodio: contiene menos de 5 mg. por porción
* Muy bajo contenido de sodio: hasta 35 mg. por porción
* Bajo en sodio: contiene máximo 140 mg. por porción.

- Lea la etiqueta de los alimentos procesados para establecer cuantas porciones trae cada unidad del producto.
-En los alimentos de supermercado, el contenido de sal/sodio puede variar dependiendo de las marcas; por esto, es necesario siempre leer y comprender la información nutricional proporcionada en la etiqueta.

Página Web MinSalud