Inicio / Charles Lindbergh Héroe de la Aviación Mundial

Charles Lindbergh Héroe de la Aviación Mundial

Fecha de Creación: 
31 de Enero de 2020
Artículo destacado en la Edición 267 de la Revista Aeronáutica, publicación oficial de la Fuerza Aérea Colombiana.
Charles Lindbergh Héroe de la Aviación Mundial

Artículo destacado en la Edición 267 de la Revista Aeronáutica, publicación oficial de la Fuerza Aérea Colombiana.

El 21 de mayo de 1927, se consolidó como una fecha histórica para la aviación, por primera vez un hombre había logrado hacer un vuelo trasatlántico sin escalas y en solitario. La travesía duró 33 horas y 32 minutos, su artífice, Charles Augustus Lindbergh fue considerado pionero de la aviación mundial y su proeza se celebró en todo el mundo, pues muchos aviadores, a pesar de estar mejor equipados que Lindberg, habían intentado esta hazaña sin éxito.

Hijo de un congresista de Minnesota, Lindbergh inició estudios de Ingeniería, que abandonó para hacerse aviador en 1920, cuando este oficio tenía grandes dosis de riesgo y aventura. Trabajó como piloto de exhibición y desde 1926 en el correo aéreo. La hazaña respondía al reto de una empresa hotelera francesa que había ofrecido un premio de 25 mil dólares para quien la realizara. Fue posible gracias al apoyo financiero de algunos empresarios de San Luis, que permitió a Lindbergh construir para la ocasión su propio avión, el Espíritu de San Luis, que fue armado en tres meses, tratando de aliviar su peso para cargar la mayor cantidad de combustible. Por fuera se quedaron el sextante, el radio, el sistema eléctrico, el tapizado y hasta la pintura.

Considerado héroe nacional fue apodado como “Necio volador”, “Lucky Lindy”, “Charlie Darling” o “Águila Solitaria” salió del aeródromo Rooselvet en Long Island, Nueva York y arribó al aeropuerto de Le Bourget, París. Lindbergh tuvo que luchar contra el cansancio, el frío y otros agentes que ponían en riesgo su vida mientras permanecía a más de dos mil metros de altura, a pesar de todos estos obstáculos logró su objetivo ganándose un lugar en la historia. En 1954 y gracias a la narración de su hazaña ganó el premio pulitzer.

Lindbergh, dedicó su vida a la investigación aeronáutica y siguió abonando éxitos a su carrera al participar en las investigaciones científicas del Premio Nobel de Medicina Alexis Carrel, en 1927 realizó el primer viaje sin escalas entre Washington y México, de 1931 a 1933 exploró las rutas aéreas con destino a Asia a través del Pacífico. Además, trabajó para la Fuerza Aérea de los Estados Unidos.

Es recordado por un hecho que marcó su vida y es la raíz de un conocido dicho popular: “más perdido que el hijo de Lindbergh”, su hijo de 19 meses de edad fue secuestrado en 1932 y durante 20 semanas no se supo nada de él hasta que fue encontrado sin vida a 4.5 kilómetros de su casa, en las montañas de Hunderton Country, Nueva Jersey, Estados Unidos, el crimen causó conmoción nacional.

Por encomienda del gobierno de los Estado Unidos y como embajador de buena voluntad, Charles Lindberg efectuó una gira por varios países latinoamericanos entre ellos Colombia. El 26 de enero de 1928, Lindbergh llegó a Cartagena bordeando la Costa de Colón, Panamá a bordo del Espíritu de San Luis y un cañonazo fue disparado desde uno de los baluartes de la ciudad anunciando el aterrizaje en Bocagrande. Al día siguiente, poco después de las 9:00 de la mañana, despegó hacia Bogotá, en vuelo directo.

Los telegrafistas de las poblaciones por donde iba volando informaban a los periódicos: “A las 10:20 pasó sobre Sincé y 30 minutos más tarde, sobrevoló Caimito; a la 1:25 cruzó Puerto Berrío, a las 2:10 lo vieron sobre Yacopí y a las 2:40 sobre Zipacón. A las 3:00 ¡por fin en Bogotá!”.

Pero el “Espíritu de San Luis”, realmente no aterrizó en Bogotá. Sobrevoló a lo largo de la Carrera Séptima, escoltado por dos pioneros de la aviación colombiana, el Capitán Buenaventura Caicedo y el afamado aviador Teniente Camilo Daza Álvarez, quienes piloteaban para la época los poderosos aviones Wild. Lindberg ejecutó una serie de maniobras, terminando con un pronunciado descenso por entre los cerros de Monserrate y Guadalupe, luego enfiló su aeronave para aterrizar en el aeródromo de Madrid, Cundinamarca, en la Escuela de Pilotaje y Observación, actual Comando Aéreo de Mantenimiento, CAMAN, allí se encontraban a la espera del arribo del “Águila Solitaria” más de 10 mil personas.

Al momento de descender la gente se aglomeró para ver a Lindberg, situación que forzó a Camilo Daza a realizar pasadas rasantes para que despejaran la pista, evento ignorado por el público, obligándolo a aterrizar en un espacio de 50 metros, provocando la indescriptible admiración por parte de los espectadores, el aplauso de Lindberg y figurar en las informaciones de prensa de los Estados Unidos. Charles Lindberg recibió honores militares por parte de la Escuela y en su presencia se descubrió la placa de mármol con la leyenda conmemorativa de este acontecimiento histórico para el país. El héroe fue objeto de numerosos agasajos, incluyendo un baile en el Jockey Club y la imposición de la Orden de Boyacá, por parte del Presidente Miguel Abadía Méndez. También le obsequiaron el pabellón nacional y una esmeralda.

Pensando en su avión pidió regresar a Madrid para inspeccionarlo y aprovisionarlo debidamente. Aprovechó para departir con los oficiales y empleados de la Escuela de Aviación y fue invitado a volar uno de los biplanos Wild. Después de dos días de homenajes, entrevistas, discursos, poesías y composiciones musicales en su honor, Lindbergh voló con destino a Caracas el 29 de enero de 1928.

El paso de este gran pionero de la aviación por Colombia es una fecha de gran importancia para la historia de la aviación nacional, por eso cada año, el 27 de enero, se le rinde homenaje. En 2012, la ceremonia de conmemoración estuvo presidida por el señor Brigadier General Gonzalo Cárdenas Mahecha, Comandante de CAMAN, y contó con la presencia del señor Coronel Hans Palaboro, Jefe de la Misión Aérea de Estados Unidos, y familiares del Teniente Camilo Daza. En su nombre se hizo una remembranza de aquella época de gloria nacional, una ofrenda floral y al señor Camilo Daza Gómez, nieto del Teniente Daza, recibió un avión a escala.

Conozca otros temas del mundo aeronáutico en la versión impresa de nuestra publicación. https://www.fac.mil.co/node/8675

Autor: 
Revista Aeronáutica
Enviar a un amigo
Share