Se encuentra usted aquí

Colombia cuenta con un sistema de vigilancia para el virus del Ébola

Foto: Infografia OMS

Ante la alarma emitida por los dos casos confirmados de Ebola en América, el Ministerio de Salud y Protección Social y el Instituto Nacional de Salud implementaron medidas en los puntos aéreos y portuarios para la aplicación de encuesta para la vigilancia y notificación de los viajeros, con el fin de detectar personas con sintomatología de síndrome febril hemorrágico.
Los operadores de puertos y aeropuertos han sido capacitados para detectar cualquier síntoma de esta enfermedad en los viajeros y conocen el protocolo de seguridad que deben seguir para evitar cualquier posible contagio.

El director de Promoción y Prevención del Ministerio de Salud, Elkin Osorio explicó que el riesgo que existe para Colombia, es que este virus sí se puede transmitir persona a persona por los fluidos, por ello se vienen haciendo monitoreos desde el 2013 y se han seguido todos los protocolos internacionales en salud pública establecidos para la inspección, vigilancia y el control del mismo.

La enfermedad por el virus del Ebola (denominada anteriormente fiebre hemorrágica del Ebola), es una enfermedad grave y con frecuencia letal cuya tasa de mortalidad puede llegar al 90%.

En el actual brote en África Occidental, la mayoría de los casos humanos se han debido a la transmisión de persona a persona.

La infección se produce por contacto directo, a través de las membranas mucosas, con la sangre u otros líquidos o secreciones corporales (heces, orina, saliva, semen) de personas infectadas.

También puede producirse cuando una persona sana entran en contacto con entornos contaminados por los líquidos infecciosos de un paciente con el virus del Ebola, como prendas de vestir o ropa de cama sucias o agujas usadas.

La enfermedad se manifesta con la aparición súbita de fiebre, debilidad intensa, dolores musculares, de cabeza y de garganta, síntomas que van seguidos de vómitos, diarrea, erupciones cutáneas, disfunción renal y hepática y, en algunos casos, hemorragias internas y externas.

Los resultados de laboratorio muestran disminución del número de leucocitos y plaquetas, así como aumento de las enzimas hepáticas.

El periodo de incubación (el intervalo desde la infección a la aparición de los síntomas) oscila entre 2 y 21 días.

Los pacientes son contagiosos desde el momento en que empiezan a manifestarse los síntomas. No son contagiosos durante el periodo de incubación.

Tomado de la página web del Ministerio de Salud