Se encuentra usted aquí

Inicio / Con dos nuevos radares, Colombia busca cerrarle el espacio aéreo al narcotráfico

Con dos nuevos radares, Colombia busca cerrarle el espacio aéreo al narcotráfico

Radares

Serán construidos en la región del Pacífico y en el oriente. Uno de ellos empezará a funcionar a finales del 2005.

La Fuerza Aérea Colombiana (FAC) ya tiene listo el proyecto de las dos instalaciones. Los recursos -que ascenderían a 26 millones de dólares en infraestructura- están siendo gestionados con el Gobierno de Estados Unidos.

Estos dos radares se sumarían a los cinco militares y a los 17 civiles ya existentes y conformarán una sofisticada telaraña de detección de todo tipo de vuelos ilícitos, que se estiman en uno diario y que se han incrementado en fronteras con Brasil, Venezuela y Perú, principalmente.

Colombia posee actualmente 5 radares militares situados en Turbo (Antioquia), San José del Guaviare (Guaviare), Marandúa (Guainía), La Guajira y Tres Esquinas (Caquetá). Con los dos nuevos se cubrirían las dos zonas que hoy están relativamente descubiertas.

Los nuevos radares aumentarán el poder de vigilancia en el país y crearán una especie de cerrojo que limitará la movilidad incontrolada de los vuelos ilícitos.

Durante este año, esos registros de interceptación de aeronaves ilegales han superado con creces a los del año pasado.

Para contrarrestar este fenómeno, Colombia y Estados Unidos firmaron un tratado de interdicción aérea.

El convenio cuenta con un aporte de Estados Unidos por 50 millones de dólares en un periodo de cuatro años, los cuales serán invertidos en entrenamiento, compra de repuestos, equipos de rastreo aéreo, comunicaciones, información y mantenimiento.

Igualmente, el acuerdo contempla una serie de operaciones que realiza la FAC, con apoyo logístico y técnico del gobierno de E.U., con el objeto de evitar que aeronaves ilegales ingresen o salgan del espacio aéreo colombiano sin autorización.

Para esto, Colombia posee un Sistema de Defensa Aérea está compuesto radares terrestres, aeronaves de seguimiento y aeronaves de interdicción o de interceptación.

Estas últimas componen una flotilla de aviones A37, OV10, Kfir y Mirage), coordinados las 24 horas desde el Centro de Comando y Control en Bogotá.

Estados Unidos brinda apoyo con aviones plataforma de vigilancia aérea y de seguimiento.

El sistema se complementa mediante una estrecha relación con la Aeronáutica Civil, que posee una red de 17 radares que vigilan minuto a minuto qué aviones están surcando el espacio aéreo de una manera legal o ilegal.

Además, la Aerocivil realiza actualmente proceso de instalación de cinco nuevos radares, que funcionarán a partir de julio de este año y estarán situados en Leticia (Amazonas), El Picacho (Bucaramanga), Cerro Belalcázar (Pereira), El Tablazo (Bogotá) y Carepa, en la región del Urabá antioqueño.

El último radar militar que se inauguró fue el de Tres Esquinas en el 2001 y tuvo un costo de 13 millones de dólares aportados por Estados Unidos.

El Tiempo
Enviar a un amigo