Inicio / Conozca los roles de tres mamás de la Escuela de Suboficiales FAC

Conozca los roles de tres mamás de la Escuela de Suboficiales FAC

Fecha de Creación: 
29 de Mayo de 2021
Conozca los roles de tres mamás de la Escuela de Suboficiales FAC

En la actualidad el rol de la madre ocupa un lugar importante en cada uno de los escenarios en los que, con amor, delicadeza y dedicación aportan a la formación de la sociedad.

Para las madres militares, el doble esfuerzo que deben emplear para construir un mejor futuro para sus hijos deja en evidencia las grandes habilidades y destrezas con las que crían a sus pequeños y fortalecen el desarrollo de la misión Constitucional de su Fuerza Aérea.

Este es el caso de tres admirables mujeres militares de la Escuela de Suboficiales FAC “CT. Andrés M. Díaz”, que, con valentía y esfuerzo, siguen cumpliendo con la profesión honorífica de ser madres, sin dejar a un lado la ardua labor que realizan dentro de la Institución de Educación Superior, su crecimiento personal y profesional.

Estas mujeres militares capacitadas, profesionales, técnicos y tecnólogas, comprometidas con el cumplimiento de la misión Institucional, hoy orgullosas de portar el uniforme pixelado, nos cuentan cómo han sido sus experiencias desde sus diferentes roles que desempeñan dentro de su Fuerza Aérea
Mamá militar Oficial

Con una gran trayectoria militar y profesional de 25 años en su Fuerza Aérea Colombiana, la Teniente Coronel Angelica Báez Báez, quien en la actualidad se desempeña como comandante del Grupo Académico en la Escuela de Suboficiales FAC, hoy a la espera de su hijo, en una entrevista nos cuenta cómo ha sido su experiencia como mamá militar.

Teniendo en cuenta la responsabilidad de su grado dentro de la Institución, Mi Coronel ¿Cómo ha sido su experiencia cómo mamá militar?

“Ser mamá es una experiencia maravillosa, con un alto sentido de responsabilidad en la crianza. Al ser mama militar, dicho sentido de responsabilidad se vive a diario para dar lo mejor de sí en el hogar y en el trabajo, siendo ejemplo”.

¿En un futuro qué le gustaría decirles a sus hijos?

“Que le doy gracias a Dios por la vida, por mi hogar y por haberme permitido ser parte de la familia aérea”.

Al mirase al espejo en su estado de embarazo aportando el uniforme FAC, ¿qué sentimientos le genera?

“Sentimiento de orgullo por el camino recorrido y de felicidad por mi aporte como militar, en servicio a mi amado país”.

Mamá militar Suboficial

En sus 12 años de servicio a la Nación la Técnico Segundo Lina Paola Téllez Palacio, ha tenido que afrontar situaciones difíciles, en las que ha aprendido a distribuir tiempo de calidad, para ser la mejor mamá de sus hijos Jaime y Monserrat Quimbayo Téllez, una esposa amorosa y una militar altamente capacitada para cumplir con la misión.

“Gracias a mi experiencia y al tiempo que llevo en la Institución, luego de varios años logré encontrar el equilibrio perfecto, y de esta forma pude sacar tiempo y espacio para todo lo que realizo. La vida se trata de retos y lo más importante de estos es superarlos, pues es la única forma de sentirnos complacidos y tener amor por lo que hacemos”.

Sus hijos al verla uniformada, ¿Qué palabras le han expresado?

“Debo confesar que cuando mis hijos me ven uniformada se sienten orgullosos de mí y me expresan muchas palabras tiernas y bonitas, me dicen que soy su ejemplo para seguir, son detalles gratificantes para mí ya que estas palabras me llenan de orgullo y satisfacción, hacen que siga adelante con mi carrera entregando todo lo mejor de mí, de esta forma siento que ayudo a contribuir con la misión de mi institución”.
¿Siente que ha cumplido con la misión de ser mamá y militar?

Es muy gratificante para mí el saber que hasta el momento he cumplido a cabalidad la misión que tengo como madre y militar, he forjado mi carrera de una forma correcta logrando cada uno de mis objetivos. Para mí, la familia es la clave de la felicidad. Ser una excelente madre y una buena esposa me ha llevado a lograr grandes cosas en la Fuerza Aérea Colombiana ya que desempeño mis actividades diarias con amor dedicación y esfuerzo destacándome siempre por mi buena conducta, disciplina y rectitud.
Mamá Alumna (Futura Suboficial FAC)

Siendo la menor de cuatro hermanas, la Alumna Jesica Paola Arcila Moreno, a la edad de 19 años, se convirtió en madre soltera, esta nueva etapa que estaba viviendo la impulsó a prepararse académicamente con el objetivo de acercarse a su sueño de pertenecer a la gloriosa Fuerza Aérea Colombiana.
Este año, inició su proceso de formación en la Escuela de Suboficiales FAC, siendo parte de la especialidad de Gestión de Recursos Aéreos, donde se prepara militar y académicamente para servir a la Nación desde su profesión como tecnóloga en Administración de Empresa.
“Mi madre, mi mayor ejemplo; una mujer guerrera que me enseño que siempre a pesar de la circunstancia debía perseguir mis sueños”.

“Mi mayor motivación es dejarle el mejor legado a mi pequeña, quiero que sepa que los sueños si se cumplen y que nunca es tarde para intentarlo”.

Al tenerte que alejar un tiempo de tu hija ¿Qué ha sido lo más difícil?

Ha sido muy difícil estar lejos de Juanita, mi hija de nueve años, ella es el motor que me impulsa cada mañana a despertar al escuchar la diana y a continuar con el corre corre que la Escuela nos demanda.

¿Cómo te ha apoyado la ESUFA para que no pierdas la comunicación con tu hija?

“Mi Comandante de elemento, de escuadrilla, del régimen interno, de mi escuadrón, Mi Coronel, Comandante de Grupo de Alumnos y mis compañeras, todos juntos han sido un gran apoyo, no solo para mi sino para mis otras siete compañeras que se encuentran en la misma condición, la Institución nos permite cumplir nuestros sueños y así mismo cuenta con un capital humano preparado en todos los ámbitos para apoyarnos en el camino. Hoy doy las gracias a la gloriosa Fuerza Aérea Colombiana, porque estoy dando pasos agigantados para lograr mis sueños. Hoy puedo decir que: ¡Soy mamá soltera y hago parte de la mejor de las Fuerzas!

¿Qué te gustaría decirle a tu hija?

“Quiero decirle que la distancia y que mi ausencia en estos momentos hace parte de un sacrificio que más adelante tendrá los mejores frutos. Así mismo quiero que sepa que ella es la razón por la que despierto a diario, por la que estoy acá porque anhelo que se sienta orgullosa de mí y que tenga presente que, a pesar de las adversidades, rendirse nunca será una opción”.

“A mi mamá, solo me queda darle las gracias por hacer su mejor esfuerzo, por cuidar a mi hija y ayudarme con su crianza, por apoyarme, amarme y sobre todo por nunca dejarnos solas, ella es la persona que más admiro en el mundo, su valentía, dedicación y sacrificio han sido mi mayor ejemplo TE AMO MAMÁ”.

Así se va a las Estrellas.

Enviar a un amigo
Compartir