Inicio / Cumplir sueños es una cuestión de decisión

Cumplir sueños es una cuestión de decisión

Fecha de Creación: 
01 de Julio de 2020

Definir la situación militar es una premisa fundamental para el colombiano que cumpla su mayoría de edad, algunos ingresan para acceder al mercado laboral o iniciar una proyección universitaria, otros, porque comparten un profundo amor por su país, tanto, que estarían dispuestos a ofrendar su vida por mantener a su nación libre y soberana.

Su Fuerza Aérea Colombiana tiene la misión de “volar, entrenar y combatir para vencer y dominar en el aire, el espacio y el ciberespacio, en defensa de la soberanía, la independencia, la integridad territorial, el orden constitucional y contribuir a los fines del Estado”. Para cumplir con esta tarea constitucional, el potencial humano es indiscutiblemente uno de los factores más importantes, nuestros soldados, hacen parte del engranaje para actuar con contundencia contra todos aquellos que quieren alterar el orden público o para atender oportunamente cualquier emergencia que ponga en riesgo la vida de los ciudadanos.

El Grupo de Seguridad y Defensa de Bases Aéreas No. 25 del Comando Aéreo de Combate No. 2, (CACOM2), es el encargado de acoger a los jóvenes que deciden prestar su servicio militar en la Fuerza Aérea y son designados, para cumplir con este llamado, en la Orinoquía colombiana. En el contingente 4 del 2019 encontramos una historia que en ruta una decisión de vida al servicio de la nación.

Se trata del Soldado Juan Sebastián Parrado Villalba, un joven profesional en Comunicación Social y Periodismo que se incorporó a la Institución con el ánimo de crecer en ella y brindar lo mejor de sí en el cumplimiento de la misión.

En entrevista realizada al Soldado Parrado, conocimos un poco más sobre su vida, aspiraciones y los motivos que lo llevaron a prestar su servicio militar.

¿Quién es Juan Sebastián?

Hace 23 años nací en esta cálida ciudad, aquella que me acogería y vería crecer, estoy hablando de Villavicencio, mi querido llano.

Crecí en una humilde familia, soy el segundo de tres hijos y con orgullo portamos el apellido Parrado Villalba. Desde niño me caractericé por tener un gran respeto hacia las demás personas, la cordialidad, la humildad, la felicidad, y en especial el deseo por cumplir lo que quería y me proponía para mí vida.

¿Cómo ha sido la evolución académica y profesional de Juan Sebastián?

Es así cuando en mi ceremonia de grado del colegio, me senté y pensé, ¿qué sería de mi vida?, ¿qué sería lo correcto?, empezó una gran búsqueda por mis gustos, mis sueños, y un proyecto para más adelante.

Pasaron dos meses, en los cuales revisé una y otra vez el pénsum de tres universidades, decidiéndome por la Corporación Universitaria Minuto de Dios, con la Carrera Comunicación Social – Periodismo, allí estaba el fin y el inicio de algo nuevo.

Inicié mis estudios en el año 2014, llegando a un mundo que desconocía, pero tenía grandes ilusiones, y así fue como emprendí en un nuevo caminar, hacia lo que soy ahora, un profesional con enfoque en Comunicación Organizacional, y énfasis en uno de mis más grandes pasiones descubiertas en el desarrollo de mi carrera, como lo son Comunicación audiovisual, gráfica, la fotografía y el manejo de redes y contenidos.

Ya con enfoque claro, desde sexto semestre retomé mis pensamientos sobre lo que vendría luego de finalizar mi profesión, tenía en mente pertenecer a una fuerza militar, como suboficial u oficial; con el pasar de los meses, las actividades académicas y el relacionamiento social, en octavo semestre iniciamos un grupo de creación audiovisual para el servicio de Villavicencio, un proyecto que acrecentó mi pasión en el campo audiovisual y hacia los proyectos creativos de cine, de cortometrajes, narrativas, y la fotografía digital. Inicié también a trabajar por mi parte, como independiente en la realización de sesiones fotográficas, de ir creciendo a través de cursos y empíricamente con herramientas que encontraba a mi alcance.

Cuando llegó el día de mi grado, volvieron las preguntas, ¿sigo con mis compañeros en la realización de los proyectos, trabajo como independiente o consigo un empleo formal?, estos interrogantes me daban vueltas todos los días, pero mientras encontraba la respuesta indicada, seguí avanzando trabajé en campañas políticas como coordinador de comunicaciones, en empresas que requieren posicionar su imagen corporativa y luego, me tomé un momento para dedicarme a mí y mis sueños.

¿Por qué prestar servicio militar después de ser profesional?

En esa constante búsqueda de oportunidades para aplicar lo aprendido y aportar al crecimiento empresarial del lugar que me vio crecer, navegué en internet y un 3 de junio del 2019 me salió un contenido en redes que decía “aún puedes prestar tu servicio militar en la Fuerza Aérea Colombiana”, ese mensaje me rondó el pensamiento toda la noche, lo consulté con la almohada, como comúnmente se dice, al día siguiente, muy temprano me dirigí al punto de incorporación en la Base Aérea de Apiay, y fue así como me incorporé, recuerdo tanto que fui el último soldado que llegó a incorporarse al servicio como conscripto, ya a últimas horas de cerrar incorporaciones, llegando así al Contingente 4/2019, entrando por segunda vez a un mundo sin conocer, pero sabiendo que serviría con gran orgullo a mi nación.

Y tomé esta decisión, por querer conocer en carne propia la vida de un militar, quise vivir esa experiencia y me gustó, me atrapó la disciplina, me conquistó ver que detrás de cada sacrificio la recompensa está en ayudar a los demás, vivencié que cada resultado operacional permite luchar por un mejor país y que desde la Institución se generan muchas misiones que ayudan a las personas en condiciones de vulnerabilidad. Ser parte de ese apoyo a la comunidad me gustó.

¿Qué sigue ahora para su vida?

Llevo 9 meses de servicio y la experiencia ha sido tan motivante que hace unas cuantas semanas decidí destinar mi vida al servicio de los colombianos como parte del cuerpo administrativo, inicié mi proceso de incorporación inscribiéndome al curso 093, ahora estoy luchando por mi meta de ser oficial en mi querida Fuerza Aérea y lograr pasar todo el proceso para ingresar en septiembre a la Escuela Militar de Aviación “Marco Fidel Suárez” en Cali, y dar todo por la institución. Con amor y propiedad puedo decir, que ha sido una de mis mejores vivencias, y cada día se irradia más el sentimiento hacia mi Fuerza Aérea Colombiana.

Autor: 
Subteniente Erira Fierro Jeimy Elibeth
Enviar a un amigo
Compartir