Se encuentra usted aquí

Día Mundial de Lucha contra la Desertificación

Unos 805 millones de personas en el mundo no tuvieron acceso a los nutrientes necesarios entre 2012 y 2014, según el informe sobre el Estado de la Inseguridad Alimentaria de 2014. Esta cifra equivale a uno de cada ocho habitantes del planeta.

Y la tierra es clave porque más del 99,7% de los alimentos proceden del suelo. Actualmente y debido al aumento de la población se ha ido disminuyendo la proporción de suelo destinada al cultivo de alimentos.

En países en vía de desarrollo, la escasez de comida y el hambre se da pues poseen tierras áridas que no retienen el agua, siendo más vulnerables a la destrucción a causa del hombre o por acción de la misma naturaleza.

Es por ello que hoy 17 de junio, Día Mundial de Lucha contra la Desertificación se quiere llamar la atención sobre la importancia de llevar a cabo estas acciones:

(1) Un cambio en el uso de la tierra, apostando por una agricultura más sostenible y que se adapte al cambio climático, en especial en aquellas zonas áridas en las que la escasez de comida es cada vez mayor.

(2) Un mayor acceso a los avances tecnológicos y a la titularidad de tierras de los pequeños agricultores que respetan el medio ambiente y dan una respuesta a las necesidades alimentarias de millones de hogares, especialmente de los más pobres.

(3) Un mayor equilibrio entre las finalidades ecologistas y el consumo de alimentos.

(4) Un aumento de las inversiones encaminadas a promover mejores prácticas y un sistema de producción más sostenible y

(5) Un aumento de las acciones encaminadas a visibilizar las consecuencias de la desertificación, cuyos efectos sobre la paz, la seguridad y la estabilidad son invisibles pero, sin embargo, una realidad para los países con escasez de agua y de comida, y cuyos habitantes se ven obligados a emigrar como consecuencia de este problema.

No es un problema ajeno a nuestro país, es por ello que la Dirección de Sanidad FAC se une a esta campaña e invita a todos, Usuarios, Beneficiarios y Colombianos a pensar más en nuestra tierra, ella es fuente de vida y clave en nuestros procesos de nutrición.