Inicio / Detrás de cada vuelo seguro, también se encuentra un controlador de tránsito aéreo

Detrás de cada vuelo seguro, también se encuentra un controlador de tránsito aéreo

Fecha de Creación: 
31 de Octubre de 2020

Hace 59 años en Amsterdam se fundó la Federación Internacional de Asociaciones de Controladores de Tránsito Aéreo constituyendo junto con ella, aquel 20 de octubre de 1961, la exaltación a la importante labor que realizan los controladores de tránsito aéreo a nivel mundial.

El control de tráfico aéreo nació a principios del siglo XX al hacerse evidente la necesidad que tenía cada comandante de aeronave de recibir instrucción en tierra sobre las condiciones de pista, dirección de viento, condiciones meteorológicas adversa y la circulación de otros equipos de vuelo. Esta actividad se limitaba al simple hecho de brindar información por medio de banderas, haces de luz o radio, sin embargo, con el paso de los años esta labor fue empoderándose en los proceso de aviación, su rol en las operaciones aéreas rebasó el límite de generar datos, comenzaron a participar de los vuelos de manera directa, se convirtieron en punto vital de comunicación por estar capacitados para tomar el mando de una situación para dirigir a los pilotos, pues de su valioso trabajo disminuye la probabilidad de una colisión que podría dejar nefastos resultados como la destrucción de un avión, o en peores casos, la perdida de la vida humana.

Su Fuerza Aérea Colombiana también valora, reconoce y exalta a los hombres y mujeres que por largas jornadas llevan sobre sus hombros la gigantesca responsabilidad de guiar de forma segura a las miles de aeronaves que surcan los cielos, en especial a sus expertos Suboficiales que, con su entrega desmedida e inigualable espíritu de servicio, permiten que nuestros pilotos vuelen, combatan y entrenen para vencer y dominen en el aire, el espacio y el ciberespacio, en defensa de la soberanía, la independencia, la integridad territorial, el orden constitucional y se alcancen los fines del Estado.

El Técnico Segundo Bautista Valderrama Nelson pertenece al curso No. 80, es de la especialidad de Comunicaciones Aeronáuticas y se incorporó a la institución el 16 de enero del 2016. Por 13 años, 9 meses, ha dispuesto su tiempo y conocimientos a la institución desde las diferentes unidades donde se ha desempeñado. Actualmente se encuentra asignado al Comando Aéreo de Combate No. 2 como Controlador de Tránsito Aéreo, recientemente participó en una ceremonia organizada en esta unidad militar aérea para celebrar, con los protocolos de bioseguridad establecidos durante la emergencia sanitaria por COVID-19, el día de los servicios a la navegación aérea donde le impusieron a 4 Suboficiales los distintivos de meteorología operacional y Aeródromos. En el marco de este significativo evento el Técnico Segundo Bautista ahondó un poco sobre las virtudes de su trabajo y lo que representa para él su labor.

¿Con sus palabras describa qué hace un controlador de tránsito aéreo?

Un controlador de tránsito aéreo es el profesional que por su experiencia y capacitación tiene la competencia de liderar los procesos de navegación aérea en su jurisdicción, es decir de todos los vuelos que estén en curso, lo anterior de manera rápida, ordena y segura para evitar incidentes y accidentes.

Nuestra tarea consiste en asesorar a las tripulaciones mediante informaciones, autorizaciones y restricciones para que puedan despegar, navegar o aterrizar de manera segura sin que vayan a coincidir con otra aeronave en vuelo para que se evite cualquier contratiempo y la misión se proyecte de manera confiable.

¿Qué se necesita para desempeñarse dentro de esta área?

Se requiere que la persona sea disciplinada, ágil, con sentido de análisis, sereno y con criterio para la toma de decisiones; sus capacidades motrices deben potencializarse al máximo pues debe estar preparado para hablar, ver y escuchar simultáneamente, mientras se planifican las misiones en proceso, eso es una habilidad y no todo el mundo lo puede hacer, esta destreza particularmente es una condición que se adquiere con la formación que nos dan en la Escuela al escoger la especialidad y se perfecciona a medida que pasa el tiempo.

¿Por qué quiso ser controlado de tránsito aéreo?

Desde que ingresé a la escuela fueron 6 meses de formación donde nos orientaron con conocimientos de las diferentes especialidades de la suboficialidad, cada alumno escogía de acuerdo a un puntaje y nuestros talentos, qué queríamos para nuestras vidas, yo decidí ser controlador por mi perfil, considero que transmito de manera elocuente mis pensamientos y planes. Además, soy una persona serena, lo cual es fundamental ya que en un caso hipotético que alguna de las aeronaves se llegara a declarar en emergencia, activaría de inmediato los protocolos de seguridad para un aterrizaje seguro de manera diligente y tranquila.

Por otro lado, nuestro enfoque hace parte de los ejes fundamentales de la aviación, aplica en el ámbito militar y civil pues su aplicación se normatiza en un lenguaje internacional brindándonos la posibilidad de aplicar mundialmente a cualquier misión. Nuestro enfoque tiene tres subdivisiones: los procedimientos aeronáuticos, la meteorología aeronáutica y el tránsito aéreo, cada subdivisión es un conjunto que aporta al desarrollo de las operaciones aéreas para que sean efectivas.

Por otro lado, uno encuentra aquí una proyección de carrera, dentro del desarrollo de nuestro perfil laboral, nosotros tenemos varias posiciones de control: se inicia con la oficina de información aeronáutica (OIA), la cual se encarga de dar información previa al vuelo; continuamos a la posición de control de superficie o Ground, para encargarnos del rodaje de las aeronaves en superficie o en tierra; luego pasamos a la posición de control de área o aproximación (ACC/APP), encargándonos de guiar o encaminar la aeronave por rutas aéreas para que lleguen a su destino en frecuencia del ACC/APP, asimismo, si el avión sale de la jurisdicción, se coordina con otro canal para que brinden la información meteorológica a la aeronave o si se generan novedades se toman las acciones que eviten los riesgos; después pasamos a ser “Torreros” o estar en la posición de torre de control, para planificar, autorizar, dar información de despegues y aterrizajes y mantener una comunicación fluida. Una vez atravesada cada posición se puede ser supervisor de tránsito aéreo, que tal como su nombre lo indica se encarga de vigilar que los procedimientos de cada posición se cumplan, además por su trayectoria, esta persona acompaña cada decisión aérea que se deba tomar.

¿Cuál es la mayor satisfacción de su trabajo?

Para mí lo más importante es que tras cada turno prestado, las tripulaciones llegan a tierra sin contratiempos, nada se compara con esa sensación del deber cumplido porque de tu trabajo depende la vida o las vidas de otros y si ellos llegan bien es porque lo hiciste posible.

¿Por qué incorporarse para desempeñarse como controlador de tránsito aéreo?

La institución brinda muchas oportunidades académicas, particularmente he recibido capacitación en el centro de estudios Aeronáuticos CEA, ubicado en Bogotá y en todos mis aprendizajes a lo largo de mi carrera puedo decir que la meteorología es muy completa, creo que es una de las mejores a nivel de Suramérica. Los pronósticos meteorológicos son autónomos y bastante acercados, y esto es fundamental para una toma de decisiones en una operación. Todo esto, sumado a que, de las tres subdivisiones de los controladores aéreos, la persona que ejerce la actividad puede moverse dentro de estas tres ramas de procedimientos, meteorología y tránsito aéreo, por eso la hacen un área interesante. Como valor agregado, todas las actividades y procedimientos aeronáuticos se manejan bajo unos lineamientos universales por lo tanto nuestra tarea la podríamos desarrollar en el orden mundial.

Autor: 
Comunicaciones Estratégicas CACOM 2
Enviar a un amigo
Compartir