Inicio / Disciplina, perseverancia y paciencia: consejos para quienes quieren pertenecer a la Fuerza Aérea Colombiana

Disciplina, perseverancia y paciencia: consejos para quienes quieren pertenecer a la Fuerza Aérea Colombiana

Fecha de Creación: 
06 de Febrero de 2020
Disciplina, perseverancia y paciencia: consejos para quienes quieren pertenecer a la Fuerza Aérea Colombiana

Ser militar es aspirar a tener una vida llena de emociones, experiencias inolvidables, fijarse día a día nuevos retos, disfrutar cada momento, cada detalle y valorar todo lo que gira alrededor del entorno; vivir un contexto donde lo más importante es aprender a trabajar en equipo para lograr una misión que es garantizar la defensa y seguridad de territorio nacional por mar, tierra y aire. El compromiso, disposición y el deber de un militar es alcanzar con éxito las misiones que tiene que llevar a cabo, con la firme creencia en estar haciendo en todo momento lo correcto en las situaciones más complejas.

Hay quienes quieren alcanzar el sueño de ser militares, ser hombres y mujeres del aire, cumplir con el objetivo de explorar sus habilidades para colocarlas al servicio del país, trabajar en las diferentes áreas de las ciencias militares de aviación y otros saberes que ofrece el Alma Mater de la Aviación en Colombia. Conocer un camino de ejemplo y enseñanzas, a través de una historia de vida, un testimonio que tiene como característica la disciplina, perseverancia y paciencia, así se caracteriza el Subteniente Álvaro Diego Jaramillo Gallego, Comandante de Escuadrilla de Defensa del Grupo Aéreo del Caribe, quien ostentó la medalla Juan Bautista Solarte Obando, al ser el mejor soldado entre la Fuerza y que brindaba hasta el año 2017, con la entrada de la Ley 1862, el beneficio una beca para formarse como Militar en la Institución.

El Artículo 35 de la Ley 1862 indica que los soldados e infantes de marina que se destaquen en la prestación del servicio militar obligatorio, se les otorgará la medalla “Soldado Juan Bautista Solarte Obando”, de acuerdo con las disposiciones de distintivos y condecoraciones vigentes.

Por lo anterior, entrevistamos a uno de los colombianos que logró alcanzar su sueño, pertenecer a una de las Instituciones más queridas de los colombianos; la Fuerza Aérea Colombiana.

• Cuéntenos, ¿Qué lo motivo a ser soldado de la Fuerza Aérea Colombiana?

Me críe en una familia campesina, me formaron con un buen ejemplo de disciplina, obrar bien, ser pujante, ante cualquier situación de adversidad tener esperanza para seguir adelante y ser mejor cada día; eso me enseñaron mis padres quienes trabajan como agricultores de café en el municipio de Jardín-Antioquia. Recuerdo que a la edad de 7 años mis primos, mis hermanos y yo, veíamos el programa de televisión ‘Hombres de Honor’ que mostraba la vida del militar colombiano, en esa época mi hermano Carlos se incorporó para prestar el servicio militar y desde ahí inició la chispa para querer ser militar y sacar adelante a mi familia; luego cuando estaba por culminar el colegio, mi madre siempre ha tenido la costumbre de que en las mañanas nos levantaba y encendía la radio, con tan buena fortuna que un día estaban anunciando las inscripciones para prestar servicio militar en la Fuerza Aérea, inmediatamente le dije a mis primos y a mis amigos del colegio para presentarnos, y pasamos a ingresar como soldados el 3 de diciembre de 2012 en el Comando Aéreo de Combate número 5, la base aérea en la que tuve mi primer contacto con la Institución.

• ¿Cómo logró ganar la medalla Juan Bautista Solarte Obando?

La medalla Juan Bautista Solarte Obando es una medalla militar que se le entrega a un soldado que por sus cualidades y capacidades durante su permanencia en la Institución ya sea en el Ejército, Armada o Fuerza Aérea ocupa el primer puesto entre sus compañeros.

• ¿Qué enseñanzas le dejó la Escuela Militar de Aviación?

Soy del curso 91 de Oficiales, son cuatro años de aprender a conocer a los compañeros, nos brindan comisiones, salidas al extranjero, competencias deportivas, el estudio, entre otras oportunidades; la Institución me permitió viajar a muchos lugares como Perú y Estados Unidos, donde hacemos parte de delegaciones y eventos para conocer otras fuerzas militares. Por más difícil que sea la situación siempre hay solución, recordar que la paciencia, la lealtad y la perseverancia es la clave de lograr sus objetivos, agradecer a Dios por hacer parte de un sueño en el que muchas personas han querido pertenecer, vale la pena esforzarse por que la vida le cambia de manera positiva.

• ¿Qué representa ser oficial de la Fuerza Aérea Colombiana?

Ser oficial de la Institución es algo muy bonito, porque nuestra Fuerza es bella, es una institución organizada, con unos principios y unos valores cimentados que nos llevan a ser personas integras; he estado en las bases del Comando Aéreo de Combate número 5, la Escuela Militar de Aviación, Comando Aéreo de Combate número 1 y ahora pertenezco al Grupo Aéreo del Caribe en el escuadrón seguridad y defensa de bases donde me desempeño en la escuadrilla de defensa, trabajar con personas o soldados y ser parte de las fuerzas de tierra, es para mí muy gratificante ya que podemos cambiar personas, podemos cambiar vidas, hablándoles a los soldados de experiencias de vida o testimonios positivos y concejos para que puedan visualizar que todo es posible, que los sueños se pueden lograr y es lo que me motiva como comandante.
.
• ¿Cuál es el mensaje que puede darle a los jóvenes que quieren ser parte de la Fuerza Aérea Colombiana?

Los jóvenes que quieran ser parte de esta familia aérea, les quiero decir que vale la pena empezar a forjar ese camino, donde va a convertirse en una persona nueva, una Institución con el mayor grado de aceptabilidad dentro de la sociedad colombiana, nos brinda oportunidades en cuanto a capacitación, comisiones y demás beneficios. Además, recordar que ser militar de la Fuerza es llevar sobre sus hombros el compromiso de ser los guardianes del aire, hombres y mujeres que construyen país, siguiendo y dando cumplimiento a nuestra constitución política.

Así se va a las estrellas

Autor: 
Comunicaciones Estratégicas GACAR
Enviar a un amigo
Share