Inicio / Distinción Entre Combatientes Y Población Civil

Distinción Entre Combatientes Y Población Civil

En el derecho internacional positivo se prescribe que, en los conflictos armados internacionales, los combatientes deben distinguirse de la población civil. Según las normas vigentes hasta 1977, la distinción entre combatientes y población civil estaba garantizada por:
a) el porte por las tropas regulares de su uniforme habitual y de sus armas a la vista;
b) en el caso de los miembros de cuerpos voluntarios y de movimientos de resistencia, el respeto de las condiciones siguientes:
1) llevar un signo distintivo fijo, visible a distancia;
2) llevar las armas abiertamente.
Según las normas aprobadas en 1977, la distinción quedó modificada, sin precisar el modo, en las situaciones normales en que los combatientes participan en un ataque o en una operación preparatoria de un ataque. En el transcurso de las situaciones excepcionales, en que, debido a la índole de las hostilidades (guerra de guerrillas), un combatiente no puede distinguirse de la población civil, conservará su estatuto de combatiente, a condición de que, en tales circunstancias, lleve sus armas abiertamente:
a) durante todo enfrentamiento militar;
b) durante el tiempo en que sea visible para el enemigo mientras está tomando parte en un despliegue militar, previo al lanzamiento de un ataque en el que va a participar.
Por último, en la conducción de las hostilidades, las Partes en conflicto deben hacer, en todo tiempo, la distinción entre población civil y combatientes, así como entre bienes de carácter civil y objetivos militares, siendo estos últimos los únicos que pueden ser objeto de ataques (cf. G IV, art. 4; GP I, arts. 44, 48). V. también: Guerrilla, Movimientos de resistencia.