Inicio / El Bandeirante, una gran historia en el Caribe colombiano

El Bandeirante, una gran historia en el Caribe colombiano

Fecha de Creación: 
26 de Agosto de 2020
Recientemente el Comando Aéreo de Combate No. 3 conmemoró su cuadragésimo tercer aniversario y el C-95 Bandeirante ha jugado un papel importante en su historia
El Bandeirante, una gran historia en el Caribe colombiano

El Bandeirante C-95 es una aeronave de fabricación brasileña, cuyo propósito principal es el transporte. Este equipo que llegó a la Fuerza Aérea Colombiana en el año de 1992, se situó inicialmente en la Escuela Militar de Aviación, el Comando Aéreo de Transporte Militar y el Comando Aéreo de Combate No.3, siendo esta última, la Unidad que desde el 2008 se ha convertido en el hogar de estos ángeles de acero, cumpliendo con múltiples funciones en pro del desarrollo de la región Caribe colombiana.

Es por esto que el inspector con más experiencia en el equipo C-95 Bandeirante compartió las mejores historias que ha vivido a bordo de esta aeronave durante los últimos 12 años, la cual le ha demostrado la importancia del transporte militar a la hora de contribuir con el desarrollo de una región entera, ya que la multifuncionalidad de este equipo le ha permitido adaptarse a las necesidades de los colombianos, en las situaciones que lo han requerido, que van desde salvar una vida, hasta cumplir con los compromisos de los dirigentes regionales, llegando a las pistas más alejadas de sus territorios.

Entre las misiones que más recuerda el Técnico Primero Rodríguez están las evacuaciones aeromédicas, el transporte de personal y la labor del Bandeirante como enlace en otras Unidades de la Fuerza Aérea, poniendo a disposición de otras regiones las capacidades de transporte de esta aeronave, así como su participación en el ejercicio internacional Caribe durante las versiones III, IV, V y VI, que se llevaron a cabo entre la Fuerza Aérea de República Dominicana y la Fuerza Aérea Colombiana, cumpliendo con su rol para el transporte del equipo de mantenimiento aeronáutico, quienes le dieron el soporte a otras aeronaves del Comando Aéreo de Combate No. 3 en el desarrollo de estos ejercicios de defensa aérea.

En su memoria habitan algunas misiones especiales como la que realizaron en la ciudad de Esmeralda, ubicada en el vecino país de Ecuador, hacia donde transportaron una comisión del Ministerio de Relaciones Internacionales que estuvo trabajando en convenios para Colombia, los cuales le abrirían la puerta a muchos sectores de ambos países para darle la entrada a productos y servicios en ambas naciones, por lo cual afirmó que: “la tripulación se sentía muy orgullosa de hacer parte de esta misión, porque sentíamos que estábamos haciendo algo importante para todo el país, estábamos transportando oportunidades que podían mejorar las condiciones para muchos y en ese momento éramos embajadores de las cosas buenas que se hacen en Colombia”.

Otra misión que recuerda fue la que hicieron en el año 2010, cuando el Canal del Dique en el departamento del Atlántico colapsó, cuando luego de atravesar por una intensa época de lluvias ocasionado por el Fenómeno de la Niña, arrasó cultivos, casas y animales en Manatí, Santa Lucía, Candelaria, Campo de la Cruz y Repelón, 05 municipios de departamento que requirieron toda la ayuda posible para poder controlar esta emergencia ambiental. Por esto se sobrevoló la zona con personal experto, para determinar como drenar toda el agua que había afectado a más de 102 mil personas, en esta operación el Bandeirante realizó varios vuelos para identificar los puntos donde se habían presentado grandes daños, así como las posibles soluciones que el equipo de expertos debía presentar a las autoridades regionales para contener el caudal del Río Magdalena, a lo que relató: ”esta operación fue determinante para ayudar a la gente que lo había perdido todo, transportamos carga, equipos de expertos de la Unidad Nacional del Riesgo, absolutamente todo lo que se podía hacer para poder ayudarlos”.

El Bandeirante sigue cumpliendo un papel muy importante para la región, es una aeronave reconocida por todas las autoridades locales, debido a que ha transportado ayudas y colombianos que requieren de manera urgente traslados, llegando a diferentes departamentos del Caribe o del país, su versatilidad le ha permitido hacer parte de las operaciones, con labores de inteligencia e incluso en el apoyo del transporte logístico para que otras aeronaves puedan volar.

Es por esto que se ha convertido en una de las aeronaves insignias no sólo en la historia del Comando Aéreo de Combate No. 3, sino en los siete departamentos del Caribe, en los cuales ha surcado el inmenso azul exaltando todas las capacidades de una aeronave de transporte militar, volando durante 28 años en los que ha sido abordado por integrantes de las diferentes etnias indígenas de la región, personalidades, equipos de atención a la población civil de todas las entidades gubernamentales y claro está por hombres y mujeres de la Fuerza Aérea Colombiana, que han trabajado por el desarrollo de una de las regiones más hermosas del país.

Autor: 
Comunicaciones Estratégicas CACOM 3
Enviar a un amigo
Compartir