Se encuentra usted aquí

Enfermedad Diarreica Aguda

La diarrea suele ser un síntoma de una infección del tracto digestivo, que puede estar ocasionada por diversos organismos bacterianos, víricos y parásitos. La infección se transmite por alimentos o agua de consumo contaminados, o bien de una persona a otra como resultado de una higiene deficiente.

Los cuidados para esta enfermedad son:

Si aun lo está lactando, dele leche materna con más frecuencia.

Darle líquidos con mayor frecuencia para evitar la deshidratación.

De líquidos a base de alimentos como sopa con carne, pollo; agua de arroz tostado, jugos de frutas naturales con poca azúcar (NO ácidos).

Ofrezca alimentos suaves y sin grasa como puré de papa, plátano, verduras, arroz y compotas naturales de fruta.

Administrar sales de rehidratación oral después de cada deposición y todo lo que el niño reciba. Disuelva el sobre en un litro de agua fría hervida. Si el niño vomita, esperar unos cinco o 10 minutos y volver a darle la solución de SRO otra vez, pero más lentamente (por ejemplo, una cucharada cada dos o tres minutos). La solución preparada sólo sirve por 24 horas, pasado este tiempo debe desecharse y preparar una nueva.

No se debe utilizar suero oral casero, debido a que este no aporta los requerimientos necesarios para reponer las pérdidas de estos a causa de la diarrea.

No se debe interrumpir la alimentación habitual del niño durante la diarrea. Ofrezca comida al niño cada tres o cuatro horas (seis veces al día). Las tomas pequeñas y frecuentes se toleran mejor que la toma grande y más espaciada.