Inicio / Escuadrón de Instructores, forjando a los mejores pilotos de ala rotatoria

Escuadrón de Instructores, forjando a los mejores pilotos de ala rotatoria

Fecha de Creación: 
25 de Marzo de 2021

42º Centígrados en la plataforma del Comando Aéreo de Combate No 4, 70 turnos de instrucción diarios, 33 alumnos de diferentes nacionalidades y de nuestro corazón púrpura, 59 aeronaves TH-67 “CREEK”, reflejando así un solo equipo de trabajo.

Los números son estadísticas que no alcanzan a reflejar el trabajo y compromiso del Escuadrón de Instructores; siendo el más grande y probablemente el más diverso de Latinoamérica, constituyéndolo pilotos con la mayor experiencia de nuestras Fuerzas Militares: el Ejército, la Armada Nacional y la Fuerza Aérea Colombiana; todos trabajando para una escuela de Helicópteros, reafirmando un lugar en el hemisferio, cada uno de ellos el mejor en sus respectivos equipos, pilotos de Arpía, pilotos de aeronaves Ángel UH-60 de la FAC, pilotos de helicópteros “RAPAZ”, pilotos del helicóptero más exitoso de la aviación de ala rotatoria el UH-1H, pilotos del gran MI-17, pilotos de los BRAVO (UH-60 del EJC), pilotos diestros en plataformas marítimas, pilotos que han volado en el continente blanco, la Antártida.

Sin dudarlo, cada uno de ellos vivió el conflicto y reconoce que cada gota de sangre de nuestros héroes que ha sido derramada en el campo de batalla, es el testimonio de una Colombia que no olvida sus héroes y que ha forjado en el fragor de la guerra los mejores pilotos que hoy en día son los mejores instructores de Latinoamérica.

Todo el esfuerzo no es solo de los pilotos, sino también de los hombres y mujeres de Mantenimiento, Control de Tránsito Aéreo, Seguridad Aérea, Apoyo Logístico, Seguridad y Defensa de Bases; quienes materializan este sueño, sueño que demanda el mejor entrenador, un helicóptero descendiente del Kiowa Warrior, hermano de su similar Bell-206, Ranger, pero que fue fabricado exclusivamente para el Ejército de los Estados Unidos y heredado a la Fuerza Aérea Colombiana, este es el encargado de llenar de gloria las alas de cientos de pilotos militares de Colombia y de países amigos, una aeronave que no tiene línea de producción actual, pero que su cadena logística garantiza su operatividad por décadas.

Nuestro país tiene en sus manos un tesoro único y exclusivo que solo está al alcance de los mejores, 59 aeronaves “Creek” del Ejército de los Estados Unidos ahora hacen parte de la Fuerza Aérea Colombiana, sus tres versiones permiten desarrollar las habilidades necesarias para que el joven piloto aprenda a dominar las fuerzas aerodinámicas que entre si actúan para volar en estacionario, esta versión llamada VFR, es la máquina en la cual se enseña y se aprende a unir nuestras extremidades con los controles de este guerrero “Creek” TH-67, un guerrero que es noble pero que no te perdona si no lo respetas; luego de dominar el control de la aeronave, de saber a autorrotar, de aterrizar corrido, es la hora de iniciar la aventura fuera del patrón de tráfico, una versión IFR del Creek con instrumentos dobles en cada estación de los pilotos, con sistemas redundantes que garantizan los cruceros visuales y los más demandantes instrumentales, da la garantía de enseñar a volar con cartas de vuelo por instrumentos, nunca nos imaginamos que en esta pequeña figura de un helicóptero sencillo a primera vista contáramos con la capacidad de un vuelo por instrumentos certificado.

Cuando creemos ser dueños del cielo y de las horas del día, del patrón de tráfico y de los cruceros, cae la noche, las estrellas y la luna únicas compañeras para el guerrero “Creek” que está listo para enfrentar la noche, ahora nos adaptamos para el vuelo con Lentes de Visión Nocturna es el nuevo reto, debemos rápidamente aprender a volar en estacionario, a no confiar en nuestras falsas percepciones visuales y a creer en los instrumentos, entender que somos humanos y podemos vernos seducidos por las ilusiones que nos quieren jugar una mala pasada, solo el entrenamiento y el estudio riguroso de los fenómenos con baja iluminación, nos permiten dominar al “Creek”, sabemos que la noche nos protegerá del enemigo, pero es un nuevo reto exigente y agotador, y como cuando volamos la primera misión de entrenamiento, el secreto sigue siendo el mismo, respeto a la nave y estudio, mucho estudio.

Han pasado cinco años desde el inicio de la instrucción de vuelos “Creek” a Colombia, han pasado 233 alumnos por la escuela del TH-67, han pasado países amigos como Costa Rica, República Dominicana, México, Perú, Paraguay, Honduras, Guatemala, El Salvador; han pasado 57 instructores, quienes pasaremos a la historia como los mejores guerreros “Creek”, mentores de los pilotos de helicóptero del hemisferio, seguimos llenando de gloria el cielo, cumpliendo el sueño de volar y seguiremos compartiendo nuestras experiencias, porque estamos convencidos que ¡Así se va a las Estrellas!.

Mayor Grijalba Fuertes Jaime David “Grijo”
Instructor TH-67

Autor: 
Comunicaciones Estratégicas CACOM 4
Enviar a un amigo
Compartir