Inicio / Fortalecimiento espiritual en tiempos del COVID-19

Fortalecimiento espiritual en tiempos del COVID-19

Fecha de Creación: 
28 de Abril de 2020
Fortalecimiento espiritual en tiempos del COVID-19

La declaración de pandemia por el COVID-19 ha impactado la vida de cientos de millones de personas de todas las culturas, razas y creencias. Desde el 11 de marzo, fecha en que la Organización Mundial de la Salud- OMS, hizo la declaración, las cifras de contagiados siguen creciendo y con esto la angustia de la humanidad por el futuro que nos depara.

Ante las crisis, siempre surgen preguntas en lo profundo del ser humano. Para el Capitán William Alexander Luz Cárdenas, sacerdote castrense, quien se desempeña como capellán en la Escuela de Suboficiales “Capitán Andrés M. Díaz” la espiritualidad ha estado presente en múltiples escenarios, donde a lo largo de la historia, la humanidad ha estado marcada por las consecuencias de la guerra, enfermedad, hambruna y demás, y con ello la posibilidad de apegarse a una esperanza, ilusión y sentido de vida, como bien lo indicaría Viktor Frank precursor de la logoterapia, práctica que ha permitido a la humanidad sobreponerse ante la desesperanza y desilusión de los fracasos ideológicos, políticos o sociales.

El Capellán Luz Cárdenas, juega un rol importante en el acompañamiento a los jóvenes quienes se forman como futuros Suboficiales. Por medio de sus enseñanzas los motiva a mantener la moral y actitud de servicio, pero sobre todo a confiar y tener una relación profunda con Dios.
A través de su conocimiento, el Capellán Luz nos enseña como mediante la fe y la espiritualidad podemos afrontar de una manera positiva esta crisis.

¿Cuál es la importancia del apoyo espiritual y emocional en momentos de crisis?

En momentos de crisis los pilares de la humanidad tambalean, generando incertidumbres y angustias ante realidades desconocidas. Son en estas circunstancias cuando el ser humano busca refugio, fortaleza y esperanza ante situaciones adversas que los han desojado de sus vanas seguridades.

La espiritualidad, entendida como la capacidad que tiene cada persona de trascender del tiempo y el espacio y relacionarse con un poder superior denominado en muchas culturas y civilizaciones como Dios, nos permite resignificar de manera constante la vida ante los múltiples escenarios a lss cuales nos debemos enfrentar, una resignificación desde la esperanza, paz interior y felicidad, valores que se deterioran ante las situaciones complejas.

¿Cómo la espiritualidad aporta a nuestro crecimiento personal y como sociedad?

La espiritualidad permite recobrar la esperanza, la ilusión y la tranquilidad en medio de la incertidumbre y el dolor. La espiritualidad porta a las personas la capacidad de reconfigurarse ante situaciones adversas desde una relación personal con Dios. Esa relación permite al ser humano tener algo o alguien en quien creer. Ese alguien, en este caso es Dios, quien a pesar de las circunstancias más complejas, siempre se encontrará en Él una esperanza que nunca se apaga y a la cual todos se aferran.

¿Cómo es el acompañamiento que brinda a los Alumnos de ESUFA?

La Escuela de Suboficiales, en medio de su formación militar y tecnológica inmersa en una educación integral, ha sido muy cuidadosa con el aspecto espiritual, por tal motivo, cuenta con una capellanía que brinda asesoría y apoyo espiritual de manera incondicional sin importar el credo o confesión religiosa que posea el alumno. De esta manera, se desarrollan diferentes actividades tales como encuentros religiosos, asesorías, talleres y demás actividades que posibilitan el fortalecimiento de su espiritualidad entendida como la relación personal que lleva con Dios y es significativa para la vida.

¿Qué hacer para mantener nuestra fe ante el miedo y la desesperanza?

Si bien es cierto, circulan muchas noticias negativas y confusas ante situaciones inciertas, donde prolifera diversidad de interpretaciones ante un mismo acontecimiento, es pertinente considerar varios aspectos:
• Buscar fuentes de información confiables y evitar en lo posible dedicar mucho tiempo a una misma noticia negativa.

• Ser selectivos, lo cual permitirá cuidar nuestros sentidos, encargados de alimentar las emociones buscando animar la fe y la paz interior.

• No exponerse al negativismo y la incertidumbre colectiva fortalece la vida espiritual, ayuda a encontrar esperanza y tranquilidad, asimilando los acontecimientos desde una perspectiva más positiva. Sólo desde una fe que se puede traducir como confianza en su relación personal con Dios, quitando en cierta medida el absolutismo a la diversidad de información que se recibe.

• Tener una lectura diferente de una misma realidad entendiéndola como una oportunidad de experimentar la grandeza de Dios cuando el Señor permite con ahincó afrontar un problema, pero con la esperanza de saber que se solucionara y no se declinará frente a él.

¿Cómo las crisis ayudan al ser humano a identificarse con la espiritualidad y adquirir conocimiento integral?

Las crisis son los espacios en que los seres humanos se cuestionan en sus propios ideales, propósitos, seguridades y confianzas. Cuando estos son cuestionados, la mayoría de veces surge la espiritualidad como fuente que permitirá tener una lectura esperanzadora de una realidad trágica para algunos.
La gran diferencia de dos personas ante un mismo problema radica en la actitud o la manera como se afronta la misma realidad y allí juega un papel muy importante la espiritualidad, porque le brinda ante la desesperanza y el desasosiego una ilusión y una convicción de fortaleza y a la vez de triunfo ante lo impensable de una solución. Es muy importante desde donde se lee un acontecimiento, porque de ello dependerá el éxito o fracaso en afrontarlo.

¿Cómo mejorar nuestras relaciones humanas en medio del distanciamiento social?

Las relaciones sociales se transforman de acuerdo a las circunstancias, a la vez que los seres humanos se reconfiguran de acuerdo a los acontecimientos que viven en el momento histórico que les corresponda vivir. Una persona espiritual está dada a la comprensión, ayuda, al perdón y la reconciliación con el otro en busca de tranquilidad y la paz como fruto de una sana espiritualidad. Los preceptos religiosos siempre han sido el mejor aliado en las relaciones sociales, porque siempre están dados hacia el otro, como bien lo dice la palabra de Dios en Mateo 22, 37-40. “Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu mente…amarás al prójimo como a ti mismo”. mandato divino al cual estamos llamados todos los creyentes y que tiene carácter perentorio para la espiritualidad.

Consejos para afrontar la crisis, sin mirar melancólicamente el pasado ni ansiedad hacia el futuro

• No temer a las crisis: estas son por lo general un medio de purificación de muchas formas obsoletas de vida que se están llevando. Cuando se presenta una crisis significa que lo que habitualmente se manejaba y funcionaba para ciertas circunstancias ahora ya no funciona del todo, esto lleva a que las replanteen muchas cosas existenciales, sociales, culturales y demás que le permitan afrontar nuevas realidades inesperadas.

• Mantener la confianza: afrontar los cambios sin apegos, ni desconfianza en sí mismo, por el contrario, hay que recrearse, ver nuevas posibilidades y alternativas que antes no se contemplaban.

• Ser decisivos: esto supone salir de la zona de confort, desde una sana espiritualidad se podrá tener la confianza en un Dios el cual demarcará un camino esperanzador ante los cambios, que deben proyectarse siempre a mejorar todas las dimensiones del ser humano.

Identificar fortalezas y debilidades: para transformarlas en posibilidades, porque solo en los acontecimientos más fuertes, el ser humano podrá desarrollar habilidades y destrezas que desconocía poseer y estaban siendo inutilizadas.

Autor: 
Oficina de Comunicación Pública ESUFA
Enviar a un amigo
Share