Inicio / Helicópteros en Colombia:70 años de evolución e impacto del ala rotatoria en la FAC

Helicópteros en Colombia:70 años de evolución e impacto del ala rotatoria en la FAC

Fecha de Creación: 
25 de Noviembre de 2020

SINOPSIS
Colombia ha sido por muchos años un país pionero en aviación; no siendo la excepción el ala rotatoria; destacándose en la explotación y uso de las capacidades de los helicópteros que han surcado sus cielos; como lo han sido el Hiller (H-12), el BELL- 47 (OH-13),Kaman (HH-43B),Iroquois (UH-1H) y el Black Hawk (UH-60)en sus diferentes versiones.Este es un pequeño compendio histórico de la importancia y evolución que han tenido los helicópteros en Colombia y como la iniciativa y la astucia de las tripulaciones de ala rotatoria han permitido desarrollar las capacidades de la Fuerza Aérea Colombiana(FAC), tanto a nivel tecnológico como de doctrina para el cumplimiento de la misión institucional.

INTRODUCCIÓN

Si bien los primeros prototipos de aeronaves de ala rotatoria se crearon a comienzos del S. XX, no fue sino hasta mediados del siglo que su uso se extendió en los Ejércitos y sus capacidades empezaron a ser explotadas. Fue en la Guerra de Corea donde demostraron ser eficaces especialmente en el desarrollo de misiones de evacuación aeromédica y en el transporte de carga y de tropas. Sin embargo no fue sino hasta que el Mayor General James M. Gavin publica el artículo titulado Caballería y no me refiero a caballosque por primera vez se estructura la doctrina de ala rotatoria.

Gavin oficial de caballería, quien había ganado fama y reputación en la Segunda Guerra Mundial por alcanzar el grado de General siendo muy joven además de ser el Comandante de la 82ª División Aerotransportada,cuando escribe el artículo se desempeñaba como Jefe de Investigación y Desarrollo del Ejército de los Estados Unidos. En este hace un análisis de la caballería destacando la movilidad como su característica esencial y mirando los fracasos y las lecciones aprendidas en la Guerra de Corea se pregunta dónde se encontraba la caballería(Gavin, 1954).

A partir de lo anterior expone su visión de que “algún día helicópteros más grandes, rápidos y mejores, llevarían a la infanteria a la batalla, liberándola para siempre de la tiranía del terreno, permitiendo a la guerra proseguir a un ritmo considerablemente más rápido que el de un hombre caminando” (Moore & Galloway, 2003). Sus propuestas fueron puestas en práctica y como resultado en 1962 se crea la 11va División de Asalto Aéreo en Fort Benning, Georgia. Nace de esta manera un concepto fundamental en la doctrina del ala rotatoria, el asalto aéreo. Bajo el nombre de caballería aérea se visiona que los helicópteros van a proveer la movilidad de la que carecía el Ejército en Corea debido al terreno.

EL COMIENZO DE LA HISTORIA. LLEGADA DEL HELICOPTERO A COLOMBIA

Mientras todo esto sucedía en Estados Unidos, Colombia adquiría los primeros helicópteros, y contrario a lo que se pensaría, no se destinaron para la Fuerza Aérea. Era el año de 1952 y, mientras Estados Unidos ponía a prueba en Corea el valor de los helicópteros en combate; en Colombia a través del Ministerio de Obras Públicas se adquirían las primeras dos aeronaves de ala rotatoria. El modelo escogido fue el Hiller 360, una aeronave pequeña y liviana concebida inicialmente con propósitos comerciales para entrenamiento y exploración. (Forero, 1994). Su misión era apoyar la construcción del ferrocarril del Atlántico y por eso se establecieron en la Base Germán Olano en Puerto Salgar, Cundinamarca.

Teodore Leopold y Marcos Pérez eran piloto y técnico respectivamente. Ted quien era de nacionalidad norteamericana, y de tan solo 26 años cuando llegó al país, en sus tiempos libres se desempeñaba como instructor de los primeros pilotos de ala rotatoria de Colombia: los Tenientes Rafael Pinto, Rafael Charry y Alvaro Pelaez, quienes voluntariamente escogieron pertenecer a esta rama de la aviación.

Al año siguiente estas dos aeronaves pasaron a la Fuerza Aérea, la cual ya había inciado gestiones para traer otras cuatro en su version OH-23 B que llegaron a finales del mismo año, asigándoles las matrículas FAC 220, 221, 222 Y 223.(Forero, 1994).

En 1954 se compran los primeros Bell modelo 47 D más conocidos por su versión militar H-13D “Sioux”.Fabricados en 1947 y ampliamente usados en misiones de evacuación aeromédica en la Guerra de Corea, en Colombia se compraron desde la versión OH-13D hasta la versión OH-13J.

Eran los primeros años y desde un comienzo empezaron a demostrar su importancia en el campo de combate en el desarrollo de misiones de reconocimiento, evacuacion aeromedica y patrullaje. El 1 de Enero de 1953 y sin haber completado un año de llegar a Colombia fueron puestos a prueba en su primera misión de orden público, cuando la Base Germán Olano fue atacada por la guerrilla.Tal y como lo relata el Coronel Rafael Pinto,a primera hora del día voló hasta el puesto militar más cercano para intentar cortar la retirada de los atacantes.

Ese mismo año, en Abril una compañía del EJC que operaba al Sur de Chaparral [Tolima], había sido atraída por los insurgentes para luego rodearla y atacarla durante ocho días, hecho que produjo la necesidad de evacuar los heridos (Pinto, 1965)

A nuestra llegada al cerro de Las Angustias, que así habían bautizado el fatídico sitio, nos encontrábamos con intenso fuego cruzado que milagrosamente no nos abatió. En la trayectoria de nuestra única salida había una casona desde donde nos disparaban insistentemente. Les pedí a tres pilotos compañeros nuestros que en sus aviones T-6 bombardearan y ametrallaran el lugar. Esa misma tarde, evacuamos cuatro heridos y al día siguiente los otro veintisiete; todos lograron recuperarse de sus heridas.

Cada despegue teníamos que hacerlo arrastrando el helicóptero hasta el borde del barranco, tomar impulso y saltar al vacío para ganar sustentación y velocidad. Esta operación creo que ha sido la más importante en apoyo a las propias tropas.(Fuerza Aérea Colombiana, 2005)

A pesar de las limitaciones iniciales de estas aeronaves, en estos primeros años los helicópteros demostraron su importancia dadas las difíciles condiciones topográficas del país y el aumento de la violencia que se vivía por aquellos años. Esta fue razón suficiente para que en los años sesenta se adquirieran los primeros helicópteros a turbina, lo que supuso un salto cualitativo enorme y multiplicó la capacidad operativa.

SE CRECE LA FAMILIA. DEL PISTÓN A LA TURBINA

La utilidad y versatilidad que día a día demostraban los helicópteros livianos a pistón en el país en donde no solo se apoyaba al Ejercito Nacional y a la Policía Nacional en misiones de orden público; también se empleaban en la localización de expedicionarios extraviados, evacuaciones aeromedicas y muertos de aeronaves civiles accidentadas e inundaciones(Fuerza Aérea Colombiana, 2005), entre otros, planteó la necesidad de adquirir aeronaves con mejores capacidades.

Con el avance tecnológico de la época y dado el aumento de requerimientos para el uso de aeronaves de ala rotatoria, el 12 de Junio de 1961 llegan a Colombia los helicópteros Kaman (HH-43B) conocidos como HUSKIE,a través del Programa de Ayuda Mutua, MAP, por sus siglas en inglés, Mutual Assistance Program(Peña, 2016),asignándole matrículas del FAC-251 al FAC-256 siendo destinados principalmente para ser usados en misiones contra insurgencia, abastecimientos, búsqueda y rescate. Estas aeronaves marcan el inicio de la época de las turbinas en los helicópteros de la Fuerza Aérea Colombina.

Aunque en un principio fueron destinados a la Base Aérea Germán Olano (BAGO), hoy Comando Aéreo de Combate No 1(CACOM-1), no tardaron en ser trasladados al Comando Aéreo de Combate No 4 (CACOM-4) que en ese entonces se denominaba Comando Aéreo de Apoyo Táctico No. 1 (CAATA-1), en donde operaron hasta 1968 cuando fueron regresados a Estados Unidos, ya que a pesar de sus excepcionales características, este equipo no brindó los resultados esperados(Forero, 1994).

Hacia el año de 1963 llegaría a Colombia el que sería considerado a nivel internacional el mejor helicóptero; el mítico Iroquois en sus versiones UH-1B, AH-1H y UH-1H. A su llegada fueron empleados en la operación Soberanía en la que participarón en la retoma de la “República de Marquetalia”; enclave de guerrilleros liberales en el sur del Tolima. También fueron usados en operaciones contra narcotraficantes, en el apoyo directo a las tropas de superficie y en misiones humanitarias como la ocurrida el 23 de Julio de 1973 cuando valerosas tripulaciones de ala rotatoria participaron de la evacuación del edificio de Avianca el cual se estaba incendiando y dado el gran esfuerzo de esos caballeros del aire se logra rescatar más de 400 personas.

El 23 de abril de 1968, llegaron los cuatro primeros helicópteros livianos de turbina, el Hughes 369 H/M también conocido como H-500 M, los cuales vendrían a prestar invaluables servicios, gracias a su rapidez y agilidad en misiones de observación, reconocimiento armado, apoyo de fuego e inclusive evacuaciones y transporte de personal y carga cuando las condiciones lo exigían(Fuerza Aérea Colombiana, 2005).

Derivado del UH-1H, pero con dos motores en lugar de uno, lo que le proporcionaba mayor confiabilidad, seguridad y potencia, llego a Colombia en 1971 el primer B-212 adquirido inicialmente en una versión ejecutiva, para el servicio del presidente de la Republica (Forero, 1994), en 1985 llegaríansiete helicópteros más los cuales serían asignados al CAATA en apoyo a operaciones de orden público y operaciones en apoyo al desarrollo de la población civil.

Muchos de estos helicópteros han sido actores principales en la historia de nuestro país.Algunos como el UH-1H y el B-212 han dejado huellas indelebles en la memoria de los Colombianos como cuando participaronen la operación aérea que se llevó a cabo por el desastre de Armeroocurrido el 13 de noviembre de 1985 donde el volcán nevado del Ruiz hizo erupción sepultando casi por completo atoda su población, causando incalculables pérdidas humanas y materiales (Fuerza Aérea Colombiana, 2005), pero en la que gracias a la pronta reacción de las tripulaciones se ejecutó una gigantesca operación de rescate que minimizó por mucho los estragos potenciales de esta catastrofe natural. Con más de 350 horas voladas y alrededor de 3700 personas rescatadas ha sido una de las operaciones más exitosas para el país y la institución.

LA CONTUNDENCIA DEL PODER AÉREO. LA LLEGADA DEL UH-60.

Los helicópteros en la Fuerza Aérea han tenido un vínculo estrecho con el Comando Aéreo de Combate No. 1. Las facilidades que brinda su infraestructura y razones coyunturales han sido razón suficiente para que el alto mando los destine a esta unidad. Los Hiller-360 que fueron los primeros en llegar al país, se destacaron en esta Unidad, luego los HH-43B, posterior los UH-1B y finalmente los UH-60. Fue precisamnte en el año de 1988, cuando a bordo de un Galaxy C-5 llegaron los primeros cinco helicópteros UH-60A, que darían inicio al Grupo Aerotáctico No. 12 en el CACOM-1.

La llegada de los UH-60 coincidió con uno de los momentos más críticos de la historia reciente de Colombia y del conflicto interno. El final de los ochenta y comienzos de los noventa fueron para Colombia tiempos de incertidumbre política; que sumado a un descuido histórico significaron derrotas militares significativas; producto de un crecimiento desbordado de las Organizaciones Narco-Terroristas; especialmente las FARC; debido a una desarticulación por completo en las relaciones que se daban entre la Fuerza Pública y el Ejecutivo (Sanchez, 2010).

La Operación Julia fue la primera misión donde participaron los UH-60 cuyo objetivo era inhabilitar un campamento de las FARC, perteneciente al Bloque Oriental. La Escuadrilla Halcón ejecutó la misión desembarcando 120 hombres al objetivo principaly 80 más en dos puntos de cierre. Los resultados fueron contundentes logrando la neutralización de 21 guerrilleros (Narvaez, 2018). Justificaba de esta manera la inversión realizada y lo que sería una larga lista de participaciones exitosas en operaciones.

Eran añosde incertidumbres y fuertes reveses para las Fuerzas Militares. Sin embargo, mientras todo esto sucedía las tripulaciones de helicóptero silenciosamente habían venido entrenándose y mejorando sus capacidades. Dos hitos fueron fundamentales en la historia del conflicto y en la historia del ala rotatoriaen estos años y ambos estuvieron directamente relacionados con las tripulaciones de UH-60: la operación con visores nocturnos y la creación del ARPIA.

El primer hito, la operación con visores nocturnos o NVG -por sus siglas en inglés- tal como lo relata Tascón (2018) empezó luego de que Pablo Escobar se volará de la Catedral -la cárcel donde se encontraba recluido a las afueras de Medellín-. Los Estados Unidos en apoyo enviaron un grupo de instructores para entrenar a pilotos colombianos de UH-1H y UH-60 para enseñar esta capacidad a las tripulaciones colombianas. De ahí en adelante el apoyo a las tropas en la noche cambió por completo el conflicto. Hasta ese momento los apoyos aéreos cercanos en la noche eran realizados por el AC-47 quien inicialmente debía lanzar una bengala y de esta manera el piloto podía tener el objetivo a la vista. Sin embargo era una maniobra compleja y dificil y así lo sabían los grupos guerrrilleros que se aprovechaban de esta limitación para atacar a las tropas durante estas horas.

Con los visores nocturnos la dinámica del conflicto cambió por completo ya que las tripulaciones estaban disponibles para apoyar a las tropas en tierra durante día y noche. Además de la sorpresa y confusión que generaba para la guerrilla que en su momento desconocía esta capacidad.

El segundo hito tiene mucho más mérito porque fue un acontecimiento que surgió al interior de la Fuerza producto de la dinámica operacional y del ingenio e innovación colombiana.

“Debido a las características del conflicto interno, las diferentes estructuras de las FARC, se empezaron a desplazar a lugares de dificil acceso con el fin de no ser detectadas por las fuerzas de seguridad del Estado (…) sus áreas campamentarias alcanzaron las cordilleras de la geografía colombiana y las plataformas armadas de ese entonces, helicópteros como el B-212 y Hugues 500 no tenían el rendimiento para llegar a esos puntos. (Narvaez, 2018)

Adicional a la limitación de rendimiento en altura también había una limitación del B-212 o el H-500 por su velocidad con respecto al UH-60 lo que retrasaba el desarrollo de las operaciones.

Teniendo todo estos antecedentes un grupo de oficiales y suboficiales liderados por el CT. Nestor Guerrero desarrollan en 1995 el proyecto XL-95 que luego terminara en la primera versión del ARPÍA. Se utilizó la mejor maniobrabilidad, rendimiento y capacidad de carga del UH-60 y se le dotó de un sistema de armamento que rápidamente demostró su valor en el campo de combate.

Las primeras pruebas fueron realizadas en el CACOM-1 en 1995 y repuntando 1996 fue utilizado por primera vez con total éxito en apoyo a unas tropas del Ejército en Urrao, Antioquia quienes estaban siendo atacadas por la guerrilla de las FARC. A partir de ese momento se convirtió en un arma indispensable en el campo de combate. Actualmente sus versiones se cuentan por cuatro y su evolución ha estado marcada por la incorporación de tecnología de punta y la adaptación frente a los diferentes tipos de amenazas

Son muchas las operaciones en donde los UH-60 han participado y cada una de ellas es una historia que por si sola merece ser narrada en un libro. Desde la famosa Operación Colombia donde se atacóel corazón de la guerrilla de las FARC en Casa Verde hasta las famosas operaciones en la década del 2000 donde se empezaron a neutralizar los cabecillas de las FARC otrora intocables, como la operación Aromo, Fénix o Sodoma.

Sin embargo hay una operación que merece una mención aparte tanto por lo audaz de su ejecución como por lo que significó en su momento: la operación Vuelo del Ángel. Esta operación cambió la historia del conflicto y posiblemente del país; y fue el punto de quiebre a partir del cual las Fuerzas Militares retomaron la iniciativa (Garzon, 2018).

En 1998 las FARC atacaron la población de Mitú capital del Departamento del Vaupes. Para la guerrilla era una demostración de Fuerza además de un golpe mediático por cuanto significaba lograr posicionarse sobre una capital de un departamento.

Lo que no contaban es que ese mismo día la Fuerza Aérea Colombiana realizaría un despliegue de todo el Poder Aéreo con aeronaves AC-47, T-27, OV-10 y UH-60 entre otros.De toda la operación, tal vez la misión más crítica y audaz era el desplazamiento de los helicópteros, ya que no se contaba con una base cercana para la recuperación y posterior asalto aéreo y esa fue precisamente la sorpresa más grande para la guerrilla que no esperaba la llegada de tropas en tan corto tiempo. Helicópteros UH-60 partieron de San José del Guaviare en un vuelo sin regreso hacia un destino incierto. Mientras tanto en Bogotá se realizaban las coordinaciones diplomáticas para la autorización por parte de Brasil de la pista de Querarí.

Luego de las autorizaciones correspondientes y múltiples inconvenientes todas las aeronaves lograron llegar con el combustible justo para aterrizar y desde allí organizaron la maniobra de asalto aéreo que permitió “que al cabo de tres días de intensos combates las Fuerzas Militares y la Policía Nacional lograran el control de la zona urbana y la pista de aterrizaje de Mitu, Vaupés” (Fuerza Aérea Colombiana, 2019).En esta operación se puso a prueba el coraje y valor de las tripulaciones de UH-60 quienes con su ejecución impecable lograron asestar un golpe contundente al enemigo, quien a partir de este momento se vió inevitablemente ante un escenario adverso y de constantes derrotas.

CONCLUSIONES

Desde su llegada al país hace casi setenta años el helicóptero se ha convertido en un arma decisiva en el campo de combate. Partiendo de aeronaves frágiles como el OH-13 hasta el Arpia-IV ha sido mucho el camino recorrido. Sin embargo lo que perdura en el tiempoy caracteriza a las tripulaciones de ala rotatoria de la Fuerza Aérea es el compromiso y valor con el que cumplen las misiones encomendadas.

Todas estas aves de metal han contribuido a acortar distancias, a dar mayor movilidad a las tropas terrestres, han permitido el acceso del Estado a lugares en los que no había presencia institucional, han salvado vidas bajo las condiciones más adversas, el sonido de su rotor ha sido la voz de esperanza en medio de diferentes tragedias pero al mismo tiempo su poder de fuego ha infundido temor a los grupos que persisten en sus intenciones de permanecer al margen del cumplimiento de la ley.

Cuando vemos como el conflicto interno se atomiza y multiplica en factores de inestabilidad es bueno mirar atrás y recordar la labor fundamental que cumplieron y continúan cumpliendolos helicópteros en el país.Y es por esto, y por mucho más, que hoy más que nunca es necesario que el país y la Fuerza Aérea presten atención y renueven su flota de aeronaves de ala rotatoria, para que estas páginas de historia y valor continúen llenando de gloria las páginas de historia de la Institución.

Si estas en problemas en cualquier lugar del mundo, un avión puede volar encima tuyo y dejar caer flores, pero un helicóptero puede aterrizar y salvar tu vida”
Igor Sikorsky

Elaborado por:

Ct. Ervin Gómez Miranda
Ct. Rafael Gómez Jaramillo

Enviar a un amigo
Compartir