Se encuentra usted aquí

Influencia de los padres en la alimentación y nutrición de sus hijos

La alimentación balanceada hace parte del buen desarrollo psicomotriz y cognitivo de los niños, ya que le brinda al organismo una gran variedad de alimentos en cantidades suficientes para un adecuado crecimiento, desarrollo, y mantenimiento.

Para que esta alimentación sea completa se deben consumir todos los grupos de alimentos incluyendo carbohidratos, frutas, vegetales, proteínas, lácteos, grasas y azúcares. La clave es encontrar un balance en el consumo de cada grupo de nutrientes.

Los niños se encuentran en un periodo de crecimiento importante, por lo cual su cuerpo tiene necesidades muy elevadas de energía y nutrientes. Cada grupo de alimentos tiene funciones específicas y esenciales, por esto es importante fomentar en nuestros hijos una alimentación variada.

¿Qué consecuencias conlleva una inadecuada alimentación?

Como consecuencias de una alimentación inadecuada, nuestros hijos pueden presentar problemas tales como obesidad, desnutrición, diabetes, presión alta, enfermedades cardiovasculares desde muy temprana edad o incluso la muerte.

Por esto es que con una dieta balanceada y con patrones saludables de alimentación podemos prevenir las enfermedades crónicas mencionadas y promover el desarrollo cognitivo del niño.

¿El peso es reflejo de la buena alimentación de nuestros hijos?

Es importante mencionar que el peso no debe ser considerado como el único indicador de que el niño está teniendo una alimentación saludable. Existe la posibilidad de que el niño se encuentre en un peso normal para su estatura y edad, pero que este no consuma algún grupo de alimentos que sea necesario para su adecuado desarrollo. Por ende no existe un balance en la alimentación, y en un futuro puede traer consecuencias.

La clave para que nuestros hijos tengan buenos hábitos, es que entiendan la importancia de una alimentación saludable por medio de actividades divertidas, para que así los niños estén motivados a consumir de todos los grupos de alimentos. La educación nutricional en la infancia puede ayudarnos a que nuestros hijos puedan tomar decisiones saludables por si solos.

¿Cómo influyen los padres en la alimentación de sus hijos?

Según el ICBF son variadas las causas de riesgo de bajo peso o desnutrición en los menores; entre los más mencionados están la pobreza, falta de educación maternal entre otros.

Cerca del 20% de los niños que asisten a consulta de crecimiento y desarrollo en CACOM 1, la causal de riesgo de bajo peso esta atribuida a una mala relación de pareja ya sea por divorcio o distanciamiento de uno de los padres cuyas consecuencias se ven afectadas en nuestros menores con diferentes secuelas tales como depresión infantil, inapetencia etc.; lo cual con lleva a riesgo de bajo peso y por ende enfermedades oportunistas por la mala alimentación.

La influencia de los padres es primordial para satisfacer las necesidades básicas del menor, cuyos hábitos instaurados desde la niñez serán el reflejo de una constante en el futuro.

El ESM 5117 atiende una gran cantidad de población infantil menor de 10 años (1443), cuyas necesidades alimentarias radican más por la falta de interés de los menores hacia los alimentos, la falta de atención de los padres en la alimentación del menor, poca experiencia de los padres en la preparación de alimentos nutritivos, interés por detectar alimentos que más les gustan a los menores etc. Por lo anterior todas estas variables se convierten en factores de riesgo que pueden sufrir los menores por la mala influencia de los adultos responsables a sus hijos.

Que debemos hacer…

Es por eso que además de instaurar un estilo de vida y comida saludable en nuestros menores, se debe afianzar la relación de pareja y fortalecer los lazos que los unen, si una pareja pasa por la situación de distanciamiento o divorcio, probablemente los más afectados serán los menores; si esto sucede no cabe la duda de que el padre debe estar muy pendiente de sus hijos y de sus comportamientos ya que como primera causa el menor presentara depresión infantil por falta de uno de sus padres y alimentación inadecuada en su niñez.

También cabe resaltar la importancia de los padres de estar más pendientes de sus hijos cuando viajan o por diferentes motivos que los hacen distanciar; recordar que un hijo bien alimentado será un adulto sano del futuro. ¡Cuida tus hijos son el futuro próspero de nuestra sociedad!

Elaboró: SSO Yuberney Prada, Enfermero Jefe, Establecimiento de Sanidad de Cacom 1

Bibliografía:

1. Enfermería Pediátrica Tomo II Año 2014 “Alimentación y nutrición” PAG. 268
2. www.icbf.com.co