29 Apr 2014

IV. Escuela Militar de Aviación

Contando con el apoyo y la experiencia de Francia, se inauguró en 1921, en Flandes, Tolima, la Escuela Militar de Aviación. “Los primeros alumnos de la Escuela de Aviación Militar Colombiana – figura retórica, pues en Flandes no había nada que se pareciera siquiera a una escuela – antes de ser pilotos empezaron a ser albañiles de circunstancias. Les asistía el coraje, los respaldaba el denuedo. Los animaba la dignidad y un espíritu que miraba hacia el futuro, espíritu difícil de comprender actualmente cuando todo lo aéreo es cosa apenas normal en el desarrollo de la vida nacional colombiana, pero que hace 80 años pudo haber sido cosa de despilfarradores del erario público y de los magros presupuestos militares.”

La Escuela fue creada mediante Decreto 2172 del 10 de diciembre de 1920 y contaba con equipos Caudron G-3 de instrucción, G-4 de bombardeo, y Nieuport Delage de caza. Flandes fue el escenario donde se realizó el primer vuelo solo de un piloto colombiano, el Mayor Félix Castillo Mariño, el 18 de junio de 1921. En 1922, contando con la presencia de la Misión Francesa, el Ministro de Guerra consideró que en Colombia no existían ventajas técnicas necesarias para la preparación de pilotos, lo cual unido a inconvenientes económicos y logísticos, hicieron que la Escuela de Flandes fuera cerrada; pero el 8 de noviembre de 1924 se logró que reiniciara actividades en Madrid, Cundinamarca, esta vez bajo la orientación de la Misión Suiza.

En 1928 las deficiencias en las instalaciones y en el material de instrucción, la llevaron al cierre temporal. Sin embargo, la Escuela fue nuevamente activada en los primeros meses de 1929 y desde entonces sus labores no se han interrumpido. En 1933 la Escuela fue trasladada a Cali, Valle del Cauca, a la hacienda “El Guabito” convertida en Base Aérea y donde funciona actualmente. De 1933 a 1936 se contó con la asistencia sucesiva de las Misiones Alemana, Cubana y Norteamericana. De 1935 a 1955, la Escuela adoptó el nombre de “Ernesto Samper Mendoza”, que luego se cambiaría por el de “Marco Fidel Suárez”, nombre que aún conserva.

Sección Patrimonio Histórico y Cultural

Enviar a un amigo
Imágen CAPTCHA
Escriba los caracteres que se presentan en la imagen