Inicio / La Fuerza Aérea Colombiana ayuda a combatir incendios forestales

La Fuerza Aérea Colombiana ayuda a combatir incendios forestales

La Fuerza Aérea Colombiana (FAC) desempeña un papel importante en el combate de los incendios forestales en todo el país.

Los incendios han ocurrido en cerca del 80% del territorio nacional y han destruido miles de hectáreas, en su mayoría de vegetación virgen y bosques naturales, según las autoridades. Algunas regiones son particularmente propensas a los incendios debido al patrón climatológico conocido como El Niño, el cual origina condiciones más calientes y secas que las usuales en diferentes partes del mundo.

Desde principios de enero, la FAC viene trabajando con los bomberos, el Ejército Nacional Colombiano, la Policía Nacional, la Cruz Roja, la Defensa Civil, la Unidad de Gestión de Riesgos, el Ejército y los municipios locales para contrarrestar incendios forestales en los departamentos de Antioquia, Cundinamarca, Boyacá, Santander, Risaralda y Magdalena.

La FAC utiliza una variedad de equipos para ayudar a apagar los incendios forestales, tales como una piscina artificial con capacidad de almacenar 10 mil galones de agua con productos químicos retardantes. Los pilotos de helicópteros también utilizan un portador de agua, conocido como Bambi Bucket, con capacidad de 900 litros, para ser descargados sobre las llamas.

Acciones anteriores de la FAC para combatir incendios

En enero, la Fuerza Aérea envió helicópteros del Comando Aéreo de Combate No.5 con el fin de combatir dos de las conflagraciones más peligrosas y activas de las registradas en el país en el Departamento de Boyacá. El Ejército, la Policía Nacional y la Defensa Civil, así como otros organismos también cooperaron para combatir los incendios de Boyacá, utilizando el Sistema Nacional para la Prevención y Atención de Desastres.

En octubre, la FAC también colaboró en la extinción de otro incendio que cubría casi 100 hectáreas en el Departamento de Boyacá. Esto sucedió en respuesta a la solicitud del alcalde Pablo Solano y se logró así proteger las fuentes hídricas del municipio de Floresta.

Asimismo, en marzo de 2014, respondió de manera inmediata a los incendios forestales que se presentaron en el municipio de Malambo, en el Departamento del Atlántico. Allí el fuego se expandió con rapidez debido a los fuertes vientos.

Los comandantes de la FAC desplegaron un helicóptero UH-60 Black Hawk, con capacidad de transportar 600 galones de agua en el sistema Bambi Bucket. Las fuentes hídricas cercanas eran de poca profundidad para poder desplegar el Bambi Bucket con efectividad, por lo que el Comandante del Comando Aéreo de Combate No. 3, en ese entonces el Coronel David Barrero Barrero, envió en un avión C-95 con una piscina portátil de 5.000 galones que podía ser llenada por un carro tanque.

La Fuerza Aérea entrena con los bomberos

Además de ayudar a combatir incendios, la Fuerza Aérea también entrena a bomberos civiles.

Por ejemplo, a principios de febrero, el Comando Aéreo de Combate No. 4 capacitó a un grupo de bomberos voluntarios del Departamento de Cundinamarca en las técnicas para guiar a las aeronaves que apoyan las misiones en tierra, enfocadas a multiplicar esfuerzos en caso de incendios forestales, desastres naturales o catástrofes.

Los cuatro días de esta capacitación incluyeron orientación teórica en meteorología, cartografía, administración de riesgos, equipos de rescate, sistemas de extinción de incendios y peligros en momentos de emergencia. Estas lecciones sirvieron como antesala para los ejercicios prácticos realizados en la Base Aérea Luis F. Pinto con sede en Melgar, Departamento de Tolima.

Los bomberos voluntarios de los municipios de Nilo, Tocaima, Anapoima, La Mesa, Mosquera y Bogotá participaron en un ejercicio donde se simuló un incendio forestal en el que los bomberos guiaron un helicóptero equipado con un Bambi Bucket. Durante este ejercicio de entrenamiento, el piloto descargó agua del Bambi Bucket en cuatro ocasiones usando coordenadas específicas.

El segundo ejercicio trató del rescate de personas atrapadas en incendios forestales. En el ejercicio se simuló el rescate de personas de una área de difícil acceso. Los bomberos debían señalar a las tripulaciones del helicóptero dotado con un sistema de grúa, el punto exacto para rescatar a las víctimas. Este ejercicio finalizó con la extracción exitosa de los heridos.

Bomberos de la Fuerza Aérea se capacitan en Estados Unidos

El entrenamiento continuo es un componente clave de la misión de la FAC para colaborar en el combate de los incendios.

A finales de enero, 10 de sus integrantes recibieron capacitación especial en el Centro de Entrenamiento de la Universidad de Texas, en Laredo, Texas, Estados Unidos. Personal especializado, como jefes de operaciones de seguridad, jefes de bomberos y bomberos aeronáuticos asistieron a 10 días de entrenamiento y adquirieron destrezas fundamentales para enfrentarse a una emergencia real en el caso del incendio de una aeronave. Las sesiones incluyeron simuladores de incendios y rescate, así como protocolos internacionales para incendios en turbinas y aeroplanos.

Fuertes lazos con la población civil

Gracias a la ayuda en la extinción de incendios, la FAC ha desarrollado una estrecha relación con la población civi

También ha prestado ayuda a la población civil en otras formas, según el Coronel retirado Michel Martínez Poinsenet, de la Rama de Inteligencia Militar del Ejército Colombiano, y miembro del capítulo Colombia de la Red de Seguridad y Defensa de América Latina (RESDAL).

“Ejemplo de ello es el Grupo Aéreo del Oriente que desde 1996 (en Marandúa, Vichada) ha logrado la construcción de las plantas de tratamiento de aguas residuales, plantas de agua potable, embotelladoras de agua, manejo de residuos sólidos y también ha dirigido campañas de sensibilización, así como el proyecto Marandúa”, dijo el Cnel. Martínez Poinsenet. El Proyecto Marandúa se concentra en la producción y aprovechamiento del aire, el agua y alimentos.

La Fuerza Aérea Colombiana también presta ayuda a la población civil mediante la preservación y la protección del medio ambiente.

Por ejemplo, el personal de las bases aéreas ayuda en la recolección de basura y materiales reciclables en varios lugares ecológicamente importantes. El personal de la Fuerza Aérea también participa en las charlas trimestrales y campañas de sensibilización ambiental sobre temas como el calentamiento global, el cuidado y la protección del medio ambiente, la reforestación, el ahorro y el uso eficiente del agua y la prevención del tráfico ilegal de especies controladas.

La Fuerza Aérea “continúa desarrollando importantes proyectos de ciencia y tecnología para el desarrollo de aeronaves multipropósito y otros proyectos de mantenimiento, no sólo para la defensa, sino también para la integración nacional a través de la industria aeronáutica”, finalizó Martínez Poinsenet.

Autor: 
http://dialogo-americas.com/
Enviar a un amigo
Share