Inicio / La seguridad, una política primordial en el desarrollo de las operaciones aéreas

La seguridad, una política primordial en el desarrollo de las operaciones aéreas

Fecha de Creación: 
30 de Enero de 2020
Continuar salvaguardando el espacio aéreo de los Llanos Orientales es nuestro compromiso
La seguridad, una política primordial en el desarrollo de las operaciones aéreas

La Fuerza Aérea Colombiana continuamente busca fortalecer la supervisión, la prevención de accidentes y la administración de riesgos operacionales, entre otras actividades encaminadas al mejoramiento continuo de los procesos inherentes a la seguridad operacional en la aviación militar. En este contexto, la gestión en seguridad aérea requiere de la incursión de nuevas actividades que permitan mantener las garantías y la sinergia organizacional para la administración de riesgos operacionales y control en todos los niveles de la institución.

Siguiendo estos lineamientos el Comando Aéreo de Combate No. 2, CACOM-2, unidad estratégica de la Fuerza, para defender la soberanía, la independencia, la integridad territorial y el orden constitucional, mantiene una ardua y comprometida labor para que, durante las fases de despegue, vuelo y aterrizaje, las tripulaciones y aeronaves operen bajo condiciones máximas de seguridad que permitan el cumplimiento de la misión constitucional en los departamentos del Meta, Guaviare y Vaupés.

Es así como la implementación del programa B.A.S.H. (Bird Aircrat Strike Hazards), que traducido al español hace referencia al peligro que representa el golpe de un ave contra una aeronave, ha sido una de las alternativas que a lo largo del tiempo ha mitigado el riesgo en accidentes o incidentes que supone para las aeronaves, el personal y su operación, la presencia de aves silvestres y otros grupos de fauna en inmediaciones del aeródromo de la unidad.

El BASH aumenta los niveles de seguridad operacional por medio de la identificación de peligros y gestión de riesgos que su aplicabilidad permite establecer mediante las acciones preventivas necesarias para impedir la colisión entre vida silvestre y un equipo de vuelo.

Misiones como traslados aeromédicos, evacuaciones, rescates, sobrevuelos de reconocimiento y vigilancia de carreteras, perifoneo aéreo, lanzamiento de volantes, transporte de personal y carga, hacen parte de las innumerables actividades de vuelo que se despliegan diariamente tanto de día como de noche desde los Llanos Orientales para proteger la nación y contribuir a los fines del Estado. Mantener la operatividad de una unida aérea no depende únicamente de la pericia de los pilotos, factores externos cómo la aparición repentina de un animal en tierra o aire podrían generar emergencias que obstaculicen la labor, y es allí donde cobra un rol muy importante las acciones preventivas que se generen desde los departamentos de Seguridad Operacional. Actualmente, la Base Aérea Capitán Luis Francisco Gómez Niño, cuenta con un grupo de profesionales militares al mando de este departamento quienes se encargan de generar estrategias y medidas para que la unidad vuele, entrene y combata para vencer.

La más reciente actividad involucra la incorporación de un canino, rigurosamente entrenado por la institución, para el “Control Peligro Aviar”, se trata de Konor, el primer perro especializado para ejercer esta dispendiosa labor, la cual busca reducir los eventos de seguridad operacional por impactos con aves; el adiestramiento de este mamífero, intenta reducir la población de los diferentes tipos de aves como gallinazos, águilas, palomas, lechuzas entre otras, que anidan en el suelo, específicamente en la zona de seguridad de la pista para que las operaciones se desarrollen de manera tranquila.

La prevención de riesgos operacionales es una prioridad entre los integrantes del equipo azul pues a través de estas acciones se preserva, de alguna manera, la vida de nuestros funcionarios y aeronaves. La implementación de estas estrategias obedece a un análisis serio del peligro que representa en la aviación este tipo de impactos, tomando como ejemplo las lecciones aprendidas tanto en nuestro país como a nivel mundial y recordando que, a diario, una importante cantidad de operaciones de orden público y humanitario se presentan en nuestro territorio nacional y son misiones que, por su naturaleza, no dan espera. Estas nuevas capacidades, son precisamente, las que permiten que la institución siga garantizando con eficiencia y total contundencia, la seguridad y bienestar de nuestros compatriotas.

De esta manera, su Fuerza Aérea Colombiana continúa enfocando los esfuerzos tendientes a convertirse en una de las mejores y más reconocidas aviaciones de América, que realiza operaciones las 24 horas del día, con el menor índice de incidentalidad y accidentalidad, gracias al profesionalismo y entrenamiento de los Oficiales, Suboficiales, Soldados y personal civil.

Autor: 
Comunicaciones Estratégicas CACOM 2
Enviar a un amigo
Compartir