Inicio / Libertad Bajo Palabra

Libertad Bajo Palabra

La expresión se utiliza en la norma del derecho internacional en que se estipula que un prisionero de guerra puede ser puesto en libertad, parcial o totalmente, bajo palabra, si las leyes de su país le permiten asumir tal compromiso. Sin embargo, no puede obligarse a nadie a aceptar una libertad bajo palabra. Esta medida podrá preverse especialmente en los casos en que pueda contribuir a la mejora del estado de salud del prisionero.
Desde la apertura de las hostilidades, cada Parte en el conflicto notificará a la Parte adversaria las leyes y los reglamentos que permiten o prohíben a sus nacionales aceptar la libertad empeñando la palabra.
El prisionero liberado tras haber dado su palabra se compromete, por su honor personal, a cumplir escrupulosamente, tanto para con la Potencia de la que dependa como para con la que lo haya hecho prisionero, los compromisos contraídos. En tales casos, la Potencia de la que dependa el prisionero no podrá exigir ni aceptar de él ningún servicio contrario a la palabra empeñada o al compromiso contraído.
Muy diferente es la norma del derecho internacional según la cual es posible que el oficial (la norma se limita a esta categoría de militares, pero, por analogía, puede extenderse a militares de tropa o a suboficiales) de las fuerzas armadas de un beligerante recibido en el territorio de un Estado neutral, en lugar de ser internado, sea dejado en libertad bajo palabra, si se compromete a no abandonar el territorio neutral sin autorización (cf. G III, art. 21; H V, art. 11).