Inicio / Madres militares, un ejemplo de constancia y liderazgo

Madres militares, un ejemplo de constancia y liderazgo

Fecha de Creación: 
28 de Mayo de 2021
Madres militares, un ejemplo de constancia y liderazgo

A lo largo de la historia, las mujeres en Colombia, han desempeñado un rol importante en el desarrollo de las condiciones socio-económicas y políticas del país, y es a sus capacidades que no solo han logrado incursionar en el ámbito de la ciencia, tecnología e innovación, si no además, ser una pieza fundamental para la consolidación y construcción de una sociedad cimentada en principios, valores y virtudes; esto último representado en una palabra, madre.

La Fuerza Aérea Colombiana, consiente de esta labor, y en el marco de la celebración del día de las madres, hace un reconocimiento a estas mujeres militares, que de alguna u otra manera, entregan su vida por la protección de los colombianos, y por la construcción de un mejor país promisorio para sus hijos.

Esta es la historia de la Técnico Tercero Jully Granados, integrante de la Escuadrilla de Mantenimiento del Comando Aéreo de Mantenimiento, cuna de la Logística Aeronáutica de la Fuerza Aérea Colombiana; a muy temprana edad surgió en ella el gusto por las Fuerzas Militares, lo que avivó, el inmenso deseo de convertirse en miembro de la Institución Aérea, aspiración que la llevó a pedir la bendición de sus padres para iniciar una vida llena de glorias, sacrificios y como ella lo considera, “lo más importante, la satisfacción del deber cumplido con los compatriotas”.

Con el apoyo de sus padres, solicitó la carpeta de incorporación a la Escuela de Suboficiales para adelantar sus estudios profesionales en el área de aviación, sin embargo, el destino le tenía le tenía preparado otros planes, para aquel entonces, la Fuerza no incorporaba mujeres para el curso regular, es decir, un proceso de formación durante dos años para finalmente graduarse como Suboficial de la FAC, situación que debió sortear al tener que postergar su ingreso y estudiar en una Institución de Educación Superior en la civil.

Fue así, como al termino de sus estudios, en el 2010, se presentó al curso de escalafonamiento, cumpliendo el sueño de convertirse en la primera militar de su familia, evocando sentimientos de orgullo a sus padres, quienes fueron su gran apoyo e inspiración para portar con honor el uniforme de la gloriosa Fuerza Aérea Colombiana.

Para el 2012, fue destinada al Comando Aéreo de Combate Nº 1 ubicado en Puerto Salgar, Cundinamarca; donde tuvo la importante función de llevar a cabo el control de los registros de mantenimiento de las aeronaves de combate y transporte como el K-FIR, Casa CN-235, ARAVA y el Cessna T-37 Tweet.

Estando allí, el destino le tenía preparada otra sorpresa, la llegada de su primer hijo, “un hermoso niño, que desde el primer día que estuvo en mi barriguita, llenó mis días de luz, de fortaleza e inspiración para dar lo mejor de mí y ser su fuente de orgullo” así lo manifiesta Jully al referirse a la noticia de que se convertiría en mamá.

Por necesidades de la Fuerza, la Técnico Tercero, fue traslada al Comando Aéreo de Mantenimiento, con el fin de integrarse al equipo del taller de aviónica del Grupo Técnico de la Unidad, un cambio que significó un gran aprendizaje para su carrera profesional, debido a que se especializaría en el área de electrónica de los equipos Casa C 212-300 y AC-47T; adicionalmente, por su excelente rendimiento, asumió el cargo de Jefe de Grupo del Casa C 212-300 donde tuvo la oportunidad de participar en un proyecto de innovación de paneles de navegación de esta aeronave de transporte.

Como Jully Granados, existen miles de mujeres madres, emprendedoras, resilientes, que de manera abnegada dan lo mejor de si, para entregarle al país, hombres y mujeres íntegros que forjarán el desarrollo de una sociedad fundamentada en principios y valores, como lo expresa Granados “es un orgullo ser militar y madre; ser mamá requiere tiempo y dedicación que como militar es muy poco, sin embargo, criamos a nuestros hijos con disciplina, con los valores y principios que me enseñaron en casa y fortalecí siendo militar de la Fuerza Aérea Colombia”.

Autor: 
Comunicaciones Estratégicas CAMAN
Enviar a un amigo
Compartir