• Fuerza Aérea Colombiana en la Feria del Libro

     

    FILBO 2019

    Estamos en la Feria del Libro

    Pabellón 6, Segundo Piso, Stand 202. 

     

  • Estamos en la FILBO 2019

     

     

    FILBO 2019

    Estamos en la Feria del Libro

    Pabellón 6, Segundo Piso, Stand 202. 

     

  • Desde las alturas protegemos a Colombia.

     

    FAC 100 AÑOS 

    Protegiendo la nación

     

  • Soldado FAC

     

    EN TIERRA

     

    También protegemos la nación 

     

  • Kfir Fuerza Aérea Colombiana

     

    KFIR C - 10

     

    Aeronave de Combate

    • Aeronave de Superioridad Aérea
    • Bombardero Estratégico

MARANDUA: LA ESTRATEGIA PARA ORIENTE

Mientras en el sur del país se pone en marcha el Plan Patriota para acabar con las Farc en Caquetá, Putumayo y Nariño, en el Oriente se preparan para cortarle el paso a la guerrilla desde la base de Marandúa, en el Vichada, frontera con Venezuela.

A los militares, Marandúa les suena a destierro. Allí no entra la señal de celular, no hay pueblos cerca y hasta el agua potable debe ser llevada en avión desde Bogotá o Villavicencio. Desde el aire la base aparece de pronto en medio de la llanura del Vichada, visible sólo cuando se está sobre ella. La única manera de llegar es con las coordenadas exactas.

Los grados de longitud y latitud son datos que la teniente Magda Rincón se aprendió de memoria desde que llegó de Cali, hace cinco meses, para convertirse en la primera mujer piloto de la Fuerza Aérea Colombiana (FAC) y trabajar al lado de pilotos llegados de todo el país para cubrir desde allí 1.000 kilómetros de la frontera con Venezuela, 500 de la frontera con Brasil y 400 kilómetros cuadrados del piedemonte llanero en los departamentos de Arauca, Vichada, Guaviare y parte de Casanare.

MÁS DE 9.000 millones de pesos se invirtieron en la pista y la instalación de radioayudas que apoyan el radar de Marandúa

Desde su avión Magda ve las 62.000 hectáreas atravesadas por carreteras que no llevan a ningún lado en invierno y que en verano sólo sirven para visitar a los colonos de la base. Vuela en el Gavilán, el único avión de 350 caballos de fuerza construido en Colombia que se utiliza para el transporte de tropa, vuelos de reconocimiento, interceptación, aerofotografía, combate y patrullaje.

Todo dirigido desde la torre de control más moderna del país y con la señal de un radar exacto al de Tres Esquinas. Los dos radares donados por el Gobierno norteamericano son los de mayor cobertura del país y están manejados de manera conjunta por militares colombianos y asesores estadounidenses. Forman parte de una red de 12 más en Caquetá, Guaviare, Putumayo, Atlántico y el Pacífico que fueron modernizados con 13 millones de dólares del Plan Colombia.

UNA BASE CON HISTORIA

En 1982 el entonces presidente Belisario Betancur construyó la base de Marandúa, en la región nororiental del Vichada, con la idea de crear un polo de desarrollo para la Orinoquia en ese punto estratégico. La base estuvo prácticamente abandonada hasta el gobierno de Ernesto Samper en el que se decidió seguir con su adecuación. Desde ese momento hasta hoy se han invertido en ella más de 30.000 millones de pesos y de esta base se han detectado más de 150 pistas clandestinas.

De este dinero también se destinó gran parte para construir en Marandúa el polígono más grande del país, 10.000 hectáreas para pruebas de armamento pesado de aviones K-fir, OB-10, M-5 y A-37. Pronto recibirán dos aviones tácticos de alcance medio, que se sumarán a los tres helicópteros, a los aviones de ataque, de inteligencia e interceptación aérea que ya tienen.

Esta es la nueva base que le tocó a Magda. Llegó para encargarse de la seguridad industrial y ahora apoya las misiones de inteligencia, más fáciles gracias al radar que controla las aeronaves que entran y salen de territorio colombiano por esa parte del país. La labor de la piloto es más efectiva por los equipos de comunicaciones y los satélites que rastrean las rutas de la droga, los mismos satelites por los que se transmiten las aerofotografías de laboratorios y cultivos de coca al Ministerio de Defensa en Bogotá. Son los equipos más avanzados puestos al servicio de la guerra contra el terrorismo.

Para librar esta lucha, Magda tuvo que olvidarse del maquillaje y los cines, pero se siente feliz. Ella y sus compañeros están orgullosos realizando su trabajo mientras esperan órdenes para cerrar la posible retirada de la guerrilla hacia el Oriente desde los llanos del Yarí. En lugares como este empieza la recuperación del territorio y se escribe la historia de Colombia en medio de la nada.

MARANDÚA, sede del Grupo Aéreo de Oriente (Gaori) es la única base fronteriza de la Fuerza Aérea Colombiana. Desde allí se hacen las labores de interdicción

Revista Cromos
Enviar a un amigo