Inicio / Mi moto y yo, una pasión encaminada al cumplimiento de la seguridad Institucional.

Mi moto y yo, una pasión encaminada al cumplimiento de la seguridad Institucional.

Fecha de Creación: 
16 de Septiembre de 2020
Mi moto y yo, Una pasión encaminada al cumplimiento de la seguridad Institucional.

Dentro de las capacidades del Comando Aéreo de Combate No. 4 para el mejoramiento de la seguridad tanto externa como interna de la Unidad se encuentra en el Grupo de Seguridad y Defensa de Bases No. 45 un grupo exclusivo de Oficiales, Suboficiales y Soldados integrantes del Equipo de Reacción, quienes de manera inmediata llegan oportunamente a cualquier eventualidad de seguridad que se presente.

En el servicio militar, son escogidos jóvenes soldados quienes deben estar entrenados física y emocionalmente para cuando se requiera; estos soldados son capacitados en el lapso de una semana por un personal de Suboficiales de la especialidad de Seguridad y Defensa de Bases, quienes refuerzan sus destrezas con diferentes pruebas en los vehículos motorizados.

El Soldado Diego Fernando Montes perteneciente al Equipo de Reacción nos relató su amor por las motos y como dirigió esa pasión al servicio del país.

“El motociclismo es una pasión que une a amigos y familias, en mi caso mi padre fue quien me impulsó a tener esta afinidad por las motos, el gusto por las dos ruedas inició a mis 7 años de edad cuando por primera vez mi viejo me enseñó a maniobrar su moto, fue una experiencia única.

Al ingresar a mi servicio militar, veía como el personal más antiguo podía conducir vehículos motorizados de última generación; quería ser parte de este gran equipo. Por mi comportamiento y subordinación me concedieron este anhelo; ahora, me siento muy feliz porque puedo servirle a mi país por medio de lo que más me gusta hacer”. Expresó el soldado Montes.

Los Soldados elegidos para esta misión son capacitados por un personal de Suboficiales quienes con todo el conocimiento y la experiencia infunden en sus alumnos la pericia y seguridad para ejercer cualquier tipo de movimiento en la moto. En este curso táctico los soldados realizan diferentes técnicas donde prima la vida de ellos y la de sus compañeros.

“Siempre tengo la certeza de que la teoría y la práctica de esta especialidad sirve para desenvolverte en carretera. Toda experiencia hace parte de manipular el equilibrio; aprendes a moverte en la moto; te ofrece una visión rápida del terreno y a tomar decisiones sobre la marcha y, sobre todo, a afrontar retos impensables en una moto de mayor peso y dimensión”. Afirmó el Soldado.

El Técnico Tercero Palacios quien en este momento presta el servicio de “reacción” comenta: “este servicio es uno de los tantos que hay en esta profesión y deriva de la inmediatez y la pericia de nuestros suboficiales y soldados para que con agilidad se proceda con la motorizada al punto sospechoso dentro o fuera de la Unidad. Por eso es indispensable capacitar a los soldados, físicamente para que en tiempo record puedan ponerse sus botas, su chaleco antibalas, su fusil y salir en marcha para el requerimiento.”

Es así, como los jóvenes que desean prestar su servicio militar para servir a su país con orgullo y satisfacción, bajo los principios y valores de la Fuerza Aérea Colombiana podrán también especializarse como guía canino, bomberos aeronáuticos, escoltas militares, entre otros.

“Ser Soldado es una experiencia única, porque puedo decir, que hoy en día, valoro mucho a mis padres y el tiempo perdido, estoy orgulloso de portar mi uniforme pixelado y mi fusil, velando siempre por la seguridad de mi Unidad” concluyó Diego.

Autor: 
T2. Martínez Bernal Nathaly
Enviar a un amigo
Compartir