Inicio / Neutralidad Aérea

Neutralidad Aérea

A falta de normas específicas, las normas que no están reservadas exclusivamente a la neutralidad terrestre o marítima se aplican a las operaciones aéreas.
Así, la obligación impuesta a los beligerantes de no cometer ningún acto de hostilidad en territorio neutral y de no atravesar dicho territorio con sus fuerzas armadas se impone igualmente en la hipótesis del paso de aeronaves beligerantes en el espacio atmosférico de un Estado neutral. En esta hipótesis, el Estado neutral tiene la obligación de prohibir, en su espacio atmosférico, las operaciones de guerra o actos que precedan a, preparen o sigan a una operación de guerra aérea.
En el caso de la guerra aérea, se aplica igualmente el principio según el cual el Estado neutral que recurra a la fuerza para oponerse a cualquier violación de su neutralidad no comete un acto hostil hacia el Estado beligerante responsable de la violación.
En cuanto al trato concedido a los barcos de guerra compelidos, por fuerza mayor, a buscar refugio en puerto neutral, no es aplicable, según la doctrina dominante, a las aeronaves militares obligadas a aterrizar o amarar, por fuerza mayor, en el territorio del Estado neutral. En efecto, en esas condiciones, tal aeronave no puede ser autorizada a reemprender el vuelo mientras dure la guerra. Las aeronaves sanitarias se benefician de un trato privilegiado ya que, sin perjuicio de determinadas condiciones, se les puede reconocer el derecho a sobrevolar un territorio neutral.
La aeronave militar beligerante que se encuentre en un territorio neutral al comienzo de las hostilidades debe irse dentro de las doce horas siguientes a la notificación de la orden al respecto. Si no acata, no debe permitirse que despegue durante toda la guerra.
En cuanto a la aeronave civil de un beligerante que, al comienzo de las hostilidades, se encuentre en un aeropuerto neutral, en principio le son aplicables las normas relativas a los barcos mercantes enemigos que se encuentren en un puerto neutral al comienzo de las hostilidades (cf. H V; H XIII; Mo. 1936; G I-IV; GP I).