Inicio / Operación macarena

Operación macarena

La excelente ubicación geoestratégica de Colombia, sumada a su extenso territorio selvático y de llanuras, así como, a la promoción violenta impuesta por los grupos generadores de violencia para que nuestros campesinos cultiven la hoja de coca, ha convertido al país en uno de los principales productores de la materia prima de alcaloides en el continente Americano, lo cual nos ha puesto en la mira de la comunidad mundial y nos exige tomar medidas rápidas y oportunas para contrarrestar el cáncer de la drogadicción.
Ante esta problemática, el señor Presidente de la República, Álvaro Uribe Vélez planteó su política de seguridad con el objeto de hacerle frente a este problema social, en ella diseñó estrategias para combatir la siembra de hoja de coca y la producción de alcaloides en diferente regiones del territorio nacional, consistentes en la erradicación manual de las plantaciones de coca, medida que permite disminuir las tan cuestionadas fumigaciones aéreas.


Uno de los pasos a seguir para la erradicación de la hoja de coca en el área de los Parque Nacionales Naturales fue vincular a un grupo de personas, quienes apoyados y protegidos por las Fuerzas Militares y de Policía, serían los erradicadores; para ello, cada Fuerza dispondría de recursos humanos y materiales.

Así, la erradicación de cultivos ilícitos en el área de la Serranía de la Macarena consistió en acabar en forma manual 4.598 hectáreas sembradas con hoja de coca, tarea que debía iniciarse máximo el 20 de enero de 2006, fecha fijada por el señor Presidente de la República.


Con el fin de cumplir este requerimiento, el Comando de la Fuerza Aérea dispuso que el Comando Aéreo de Transporte Militar, CATAM, fuera la Unidad encargada de planear y ejecutar el desplazamiento de 776 erradicadores y 102 toneladas de víveres desde Bogotá y desde el Comando Aéreo de Combate No. 2, Apiay, Meta, hacia la capital del departamento del Guaviare, lo cual se llevó a cabo el 17 y 18 de enero de 2006, bajo el nombre de Operación Macarena.

El planeamiento diseñado por CATAM para ejecutar esta Operación, involucró aeronaves, tripulantes, personal de apoyo en tierra y controladores aéreos, quienes durante dos días trabajaron arduamente desde la salida hasta la puesta del sol. En un tiempo récord de 24:50 horas lograron ubicar en San José del Guaviare a los 776 erradicadores y las 102 toneladas de víveres requeridas para iniciar la tarea encomendada. 


La Operación inició a las 06:00 horas. En CATAM el avión Boeing 707, Zeus, de la Fuerza Aérea, efectuó dos salidas en las que transportó a los erradicadores, en puente aéreo hacia el Comando Aéreo de Combate No. 2, Apiay allí los esperaba el Elemento RAPTOR conformado por dos aviones Hércules C-130H que los llevarían a San José del Guaviare, misión que culminó, de forma rápida y segura, hacia el medio día.

Paralelamente, las 102 toneladas de víveres requeridas para iniciar la Operación llegaron directamente al CACOM 2, en tres tractomulas que empezaron a ser descargadas a las 5:00 horas del 18 de enero. Cuando los víveres estuvieron a bordo de los Hércules fueron transportados a San José del Guaviare, con lo que se cumplió la fase final de la operación.

Una vez más, se demostró la capacidad de transporte de la Fuerza Aérea Colombiana, el profesionalismo, el compromiso y la voluntad de servicio para ejecutar en forma segura y eficiente la voluntad presidencial, así como, para contribuir en la lucha por hacer que nuestro campo quede limpio y vuelva a tener cultivos que generen bienestar para todos los colombianos.

Por Teniente Coronel Manuel Guaitarilla Giraldo