Inicio / Operación Mercurio - Paracaidismo

Operación Mercurio - Paracaidismo

Fecha de Creación: 
13 de Febrero de 2020
Artículo destacado en la sección Momentos que Hicieron Historia de la Edición 283 de la Revista Aeronáutica, publicación oficial de la Fuerza Aérea Colombiana.
Operación Mercurio - Paracaidismo

Artículo destacado en la sección Momentos que Hicieron Historia de la Edición 283 de la Revista Aeronáutica, publicación oficial de la Fuerza Aérea Colombiana.

Hasta mayo de 1941, el paracaidismo militar era considerado como recurso táctico que solo servía para asegurar objetivos claves durante el avance de las tropas terrestres. Pero fue el Mayor General Alemán Kurt Student quien cambió este concepto con la operación Mercurio, la invasión a la isla de Creta. Su propuesta sostenía que el Fallshirmjäger, ejército de paracaidistas alemán, podría operar bajo su propia cuenta y riesgo con el fin de lograr objetivos estratégicos.

La isla de Creta tiene 160 millas de largo y está formada por cadenas de montañas rocosas que finalizan en el mar y para la época dificultaban su acceso, la mantenían aislada con pobres sistemas de comunicaciones e infraestructura. Sin embargo, por su posición geográfica en el Mediterráneo, para alemanes e italianos, era un punto estratégico que les permitía lanzar operaciones aéreas contra Egipto, Palestina y los Balcanes.

Hasta ese año, Hitler había logrado cierta estabilidad en Europa occidental y pretendía iniciar la guerra en el tiempo y lugar que él deseara y no como resultado de una crisis en los Balcanes, por lo tanto planteó una estrategia periférica en el Mediterráneo con el fin de golpear a los ingleses y de paso ayudar a Italia a consolidar su imperio en esa región. Ambos países deciden invadir Grecia y Creta para atraer el interés de los ingleses, tomarlos por sorpresa y obligarlos a sentarse en la mesa antes de la llegada de los Estados unidos.

Italia inició el ataque a Grecia, pero la falta de ingenio militar de Mussolini, quien ejecutó la operación militar sin engaño y desconociendo las capacidades logísticas de sus ejércitos en Albania; permitió que los ingleses descubrieran las intenciones estratégicas de Hitler y de paso derrotar a los italianos para luego fortalecer sus posiciones militares en Grecia con cerca de 57 mil hombres.

A raíz del error de Mussolini y tras descubrir el inminente ataque ruso, Hitler decide recuperar el control del frente sur en el Mediterráneo y envía su poderosa aviación, la Luftwaffe, quienes en pocas semanas lograron recobrar el control de Grecia, capturar algunos ingleses y aliados además de obligar al resto a huir hacia la isla de Creta.

Como lo preveían los alemanes, Creta se convertiría en el segundo objetivo, pero por las dificultades geográficas para una invasión aérea y marítima, se optó por la propuesta del General Kurt Student, quien sostenía que la sorpresa era la mejor arma de los paracaidistas.

Tres regimientos de paracaidistas pertenecientes a la 7ma División, más tres regimientos de paracaidistas de asalto y uno de planeadores; cada uno con tres batallones de artillería e ingeniería saltaron la mañana del 24 de mayo de 1941, desde aviones Junker Ju 52 sobre tres puntos estratégicos de la isla; al occidente, principalmente en el campo de aterrizaje de Maleme, al centro, sobre Rethymnom y al oriente sobre Haraklelon. La estrategia alemana consistió en lanzar, durante la primera oleada, pequeños grupos de hombres para capturar el perímetro de los campos de aterrizaje y las armas anti-aéreas y luego permitir el aterrizaje de 750 planeadores.

Diez mil paracaidistas fueron lanzados desde los aviones alemanes. En la primera hora de invasión cientos de ellos habían muerto antes del aterrizaje y algunos planeadores habían sido derribados por morteros de largo alcance, aún así, los paracaidistas combatieron durante tres días contra las fuerzas griegas, inglesas y neozelandesas hasta lograr el control de la isla, permitiendo al mismo tiempo la entrada de 14 mil hombres del regimiento de infantería que llegarían a la isla por mar y aire.

La invasión fue exitosa en términos de control territorial, pero el gran número de bajas cuestionó su éxito. Aproximadamente, seis mil alemanes, cuatro mil ingleses y seiscientos griegos habrían muerto durante los tres días de operación.

Lea este tipo de contenidos en la versión impresa de nuestra publicación. Suscríbase en https://www.fac.mil.co/node/8675

Autor: 
Revista Aeronáutica - Teniente Coronel (RA) Ricardo Andrés Torres Suárez
Enviar a un amigo
Compartir