Inicio / Reabastecimiento en Vuelo para Traspasar Fronteras

Reabastecimiento en Vuelo para Traspasar Fronteras

Fecha de Creación: 
24 de Abril de 2020
Informe Especial
Reabastecimiento en Vuelo para Traspasar Fronteras

Informe Especial destacado en la edición 273 de la Revista Aeronáutica, publicación oficial de la Fuerza Aérea Colombiana.

En el engranaje de la guerra aérea existe un factor fundamental que garantiza la permanencia de las aeronaves en el escenario de combate. Planeamiento detallado y coordinado con los líderes de escuadrones, logística operacional eficiente, cinco hombres bien entrenados abordo y 65 toneladas de combustible son necesarios para adelantar una de las operaciones más dinámicas del poder aéreo: el reabastecimiento en vuelo.

Desde 1980, la Fuerza Aérea Colombiana cuenta con esta capacidad, iniciada con un Boeing KC-137 conocido como Zeus, aún en servicio, y desde 2010, con un Boeing KC-767, Júpiter, único en su clase. Lo interesante es que no sólo se ha hecho para reabastecer nuestras aeronaves de combate Kfir y A-37B.

En mayo de 2013, Júpiter se internacionalizó al abastecer en vuelo a los CF-18 de la Real Fuerza Aér Canadiense durante el ejercicio Maple Flag y en las dos primeras semanas de noviembre, en el ejercicio Cruzex 2013, proporcionó combustible con éxito a los equipos AMX (A-1), F-5 y Mirage 2000 de la Fuerza Aérea Brasilera.

La experiencia Cruzex no tiene precedentes en la Fuerza Aérea Colombiana. Atravesar la Cordillera de los Andes y la selva amazónica hasta llegar a la costa más oriental del continente, llevando literalmente “de la mano” a seis aviones de combate A-37B Dragon Fly, hasta una distancia de 5.000 kilómetros; participar en un combate aéreo simulado en coalición con ocho países y regresar a casa, genera una satisfacción inmensa del deber cumplido.

El Crucero
Júpiter se ajustó a la altitud y velocidad para el mejor rendimiento de los Dragon Fly: 18 mil pies y 240 nudos, parámetros para los cuales el fabricante del avión nunca diseñó tablas. Fue necesario hacer vuelos previos para garantizar el desplazamiento seguro del tanquero y de los seis receptores.

A bordo del KC-767, un piloto experimentado de A-37B mantuvo un enlace sincronizado entre las siete máquinas, previendo las decisiones a tomarse en cada uno de los puntos críticos, de manera que cualquiera de las aeronaves llegaran con seguridad a un aeropuerto alterno en caso de ser necesario.

El tanquero no puede dejar de lado la responsabilidad de liderar el crucero. Debe ser una plataforma estable para los demás aviones; coordinar con un control ATS o Servicio de Tránsito Aéreo, para quien no es frecuente este tipo de operaciones; evitar el mal tiempo que pueda perder y/o desorientar a las alas; controlar detalladamente el combustible consumido y el entregado; coordinar la separación de la escuadrilla para la aproximación y aterrizar sólo cuando sus alas estén seguras en tierra.

El crucero hasta la Base Aérea de Natal partió de Barranquilla, atravesando Bucaramanga, Sogamoso y El Yopal en ruta directa hacia Braco, frontera con Brasil en Vaupés, sobrevolando San Gabriel de Cachoeira para arribar cuatro horas más tarde a Manaos. Al día siguiente, ruta directa hacia Fortaleza y luego de cinco horas de vuelo aterrizaje en Natal.

Cruzex 2013
La escuadrilla de A-37B, “Fénix”, quedó instalada en Natal, junto a 80 aeronaves de combate de ocho Fuerzas Aéreas de América; en tanto que Júpiter se estableció en la Base Aérea de Recife, con cuatro tanqueros más, un KC-135 de los EE.UU. “Petro”, un KC-137 de Chile “Melmac”, y dos KC-130 de Brasil “Barao” y “Orión”. Desde allí, también operaron dos E-99 brasileros, plataformas de alerta temprana, que cumplirían la tarea de comando y control en el teatro de operaciones.

Antes de iniciar el ejercicio Cruzex propiamente, fue necesario llevar a la práctica lo que en teoría ya se había planeado: verificar en vuelo la compatibilidad de los sistemas, el entrenamiento de los pilotos brasileros, la fraseología y protocolos de la Organización del Tratado del Atlántico Norte, OTAN, para certificar la operación combinada. Los elementos Jaguar, Mirage 2000, y PifPaf, F-5, efectuaron la maniobra sin contratiempo alguno.

Colombianos y brasileros escribíamos el 2 de noviembre una memorable página en la historia de nuestras fuerzas aéreas al conectarse por primera vez para el suministro de combustible en vuelo.

Este tipo de contenidos y más en nuestras ediciones impresas, donde publicamos información de primera mano sobre las capacidades de las tripulaciones y aeronaves de la Fuerza Aérea Colombiana. Suscríbase a la Revista Aeronáutica en https://www.fac.mil.co/node/8675

Autor: 
Revista Aeronáutica - Coronel Carlos Silva Rueda
Enviar a un amigo
Compartir