Inicio / Submarinos

Submarinos

Es legítimo el empleo de tales unidades en las operaciones navales, siempre que se ajusten, con respecto a los barcos mercantes, a las mismas reglas que las unidades de superficie. En particular -y salvo el caso de un barco que se niegue a detenerse, a pesar de las intimaciones que se le hagan, o el de un barco que oponga activa resistencia- un submarino no puede atacar e incapacitar para la navegación a un barco mercante sin haber, previamente, puesto en lugar seguro a los pasajeros, a la tripulación y los documentos de a bordo. A estos efectos, los botes de a bordo no podrán considerarse como lugares seguros, a menos que esté garantizada la seguridad de los pasajeros y de la tripulación, teniendo en cuenta el estado del mar y las condiciones atmosféricas, la proximidad de la tierra firme o la presencia de otro barco que esté en condiciones para tomarlos a bordo. En el mar territorial, en los estrechos o en los canales, los submarinos deberán navegar en la superficie y enarbolar su propio pabellón (cf. Co 1888; MO 1936, art. 12; London P. V 1936; Pan. 1977; MB. 1982, art. 20).