Inicio / #TBT Orígenes de la tradición de entrega de monedas entre escuadrones de la Fuerza Aérea Colombiana

#TBT Orígenes de la tradición de entrega de monedas entre escuadrones de la Fuerza Aérea Colombiana

Fecha de Creación: 
07 de Noviembre de 2019
#TBT Orígenes de la tradición de entrega de monedas entre escuadrones de la Fuerza Aérea Colombiana

En su trayectoria la Fuerza Aérea Colombiana ha mantenido la tradición de la moneda del reto o desafío, una moneda que tiene en una de sus caras la simbología del comandante y en la otra el escudo de la Unidad Militar Aérea a la que pertenece.

Las monedas de la Institución no tienen valor comercial pero sí albergan todos los principios y valores que distinguen a sus integrantes, entre otros: integridad, sentido de pertenencia, espíritu de cuerpo, valor, lealtad, honor, compromiso y perseverancia en los propósitos.

Cada uno de los hombres y mujeres de la Fuerza Aérea Colombiana entrega la moneda en un apretón de manos y la lleva directamente al bolsillo, para observarla después en secreto, porque sólo se enseña cuando haya una razón poderosa para hacerlo, a menos que se esté dispuesto a justificarlo ante todos los miembros de su escuadrón.

Aquí le relatamos los orígenes de esta tradición, con la que la Fuerza Aérea Colombiana también celebra sus 100 años con el diseño de una llamativa moneda:

El Imperio Romano recompensó a los soldados ofreciéndoles monedas para reconocer sus logros. Las monedas del desafío también se conocían como "Medallas de Retrato" durante el Renacimiento, y se usaban a menudo para conmemorar eventos específicos relacionados con la realeza, la nobleza u otro tipo de personas acomodadas.

Las medallas se entregarían como obsequios o premios, y las personas también las intercambiarían con amigos y asociados. El formato más común era que un lado representara al patrón, mientras que el otro mostraba algo que representaba a la familia, la casa, el linaje y / o el sello de ese individuo.

De acuerdo con la historia más común, las monedas de desafío se originaron durante la Primera Guerra Mundial. Antes de la entrada de los Estados Unidos en la guerra, en 1917, jóvenes voluntarios estadounidenses de todas partes del país llenaron los escuadrones de vuelo recién formados. Algunos eran muchachos ricos que asistían a universidades como Yale y Harvard que abandonaron a mitad de carrera para unirse a la guerra.

En un escuadrón, un Teniente Rico ordenó que medallones fueran elaborados en bronce sólido y los presentaran a su unidad. Un joven piloto colocó el medallón en una pequeña bolsa de cuero que llevaba sobre el cuello. Poco después de adquirir el medallón, el avión de este piloto resultó gravemente dañado por el fuego de tierra. Se vio obligado a aterrizar detrás de las líneas enemigas y fue capturado de inmediato por una patrulla alemana.

Con el fin de desalentar su escape, los alemanes tomaron todas sus pertenencias e identificación personal, excepto la pequeña bolsa de cuero alrededor de su cuello. Mientras tanto, lo llevaron a una pequeña ciudad francesa cerca del frente. Aprovechando un bombardeo esa noche, el joven piloto escapó. Sin embargo, se encontraba sin identificación personal.

Logrando evitar las patrullas alemanas con atuendo de civil, llegó a las líneas del frente. Con gran dificultad, cruzó la tierra de nadie. Finalmente, encontró un puesto de avanzada francés. Los saboteadores habían plagado a los franceses en el sector. A veces se hacían pasar por ciudadanos vistiendo ropas civiles.

Al no reconocer el acento estadounidense del piloto dado a la fuga, los franceses pensaron que se trataba de un espía y se prepararon para ejecutarlo. No tenía identificación para demostrar su lealtad, pero sí tenía su bolsa de cuero con el medallón. Mostró el medallón a sus posibles verdugos y uno de sus captores franceses reconoció la insignia del escuadrón en el rústico medallón. Retrasaron su ejecución el tiempo suficiente para que confirmara su identidad. Finalmente, en lugar de dispararle le dieron una botella de vino.

De vuelta en su escuadrón, se convirtió en una tradición asegurar que todos los miembros llevaran su medallón o moneda en todo momento. Esto se logró a través del desafío de la siguiente manera: un retador pediría ver el medallón, si el desafiado no podía producir un medallón, se les exigía que compraran un trago para el miembro que los desafió. Si el miembro desafiado produjo un medallón, entonces el miembro desafiante debía pagar por la bebida. Esta tradición continuó a lo largo de la guerra y durante muchos años después de la misma, mientras los miembros supervivientes del escuadrón en esa guerra se mantuvieron vivos.

Autor: 
Departamento Estratégico de Comunicaciones
Enviar a un amigo
Share