Inicio / Tora, Tora, Tora, Ataque Relámpago

Tora, Tora, Tora, Ataque Relámpago

Fecha de Creación: 
23 de Enero de 2020
Artículo destacado de la sección Momentos que Hicieron Historia en la Edición 285 de la Revista Aeronáutica.
Tora, Tora, Tora, Ataque Relámpago

Artículo destacado de la sección Momentos que Hicieron Historia en la Edición 285 de la Revista Aeronáutica.

El piloto de combate japonés, Capitán Mitsuo Fuchida consideraba que la base naval de Pearl Harbor permanecía en calma. Volaba a 3.000 pies de altura y desde su cabina de vuelo observaba las montañas de la isla Hawaiana, el sol de la mañana y el mar centellear sobre miles de azules cristalinos, más acá veía los buques de guerra fondear plácidos e indefensos y a un lado, las pistas de aterrizaje vacías y silenciosas con las aeronaves de guerra apagadas formando largas filas.

El plan japonés transcurría. Mitsuo miró el reloj y anotó en su bitácora: 7:40 a.m., 7 diciembre de 1941; acto seguido, deslizó la carlinga de su aeronave, un Nakajima Ki-27, levantó una pistola de bengalas y disparó al aire; en el cielo estalló una brillante e intensa luz verde que indicó a 183 pilotos japoneses iniciar el ataque a la Base Naval de Pearl Harbor.

A los pilotos de la Marina Imperial Japonesa les ordenaron seleccionar los objetivos más valiosos; primero acorazados y portaviones, luego cruceros y destructores. Los bombarderos atacarían objetivos en mar y tierra y los cazas destruirían aeronaves en tierra.

Cincuenta bombarderos Aichi D3A descendieron en picada sobre los acorazados norteamericanos y lanzaron los primeros torpedos que destrozaron cubiertas, torres y antenas. Al ver esto, Mitsuo Fuchida, quien sobrevolaba el área como controlador aéreo avanzado ordenó al piloto de la aeronave, Subteniente Matsuzaki, transmitir la señal de radio “Tora, Tora, Tora” al portaviones Akagi de la Armada Imperial Japonesa que navegaba con otros cinco portaviones, Kaga, Soryu, Hiryu, Shokaku y Zuikaku, indicando que el ataque empezaba y habían tomado por sorpresa al enemigo. “Tora” literalmente significa tigre, pero en este caso se utilizó como el acrónimo de totsugeki raigeki: ataque relámpago.

Al finalizar la transmisión, el CT. Mitsuo Fuchida y el ST. Matsuzaki apoyaron el ataque al acorazado USS Arizona. A bordo de este navío sonó la alarma de zafarrancho para alertar sus tripulantes que apenas despertaban esa mañana. Las bombas lanzadas por los japoneses impactaron la parte lateral de la torreta cuatro y penetraron en la cubierta causando los primeros incendios; seis minutos más tarde, cayó la segunda bomba en el estribor de las torretas uno y dos desatando una explosión en serie debido a la detonación de cartuchos de municiones y pólvora negra que destruyó la parte posterior de la sección blindada bajo la cubierta, lo que finalmente hundió el Arizona dejando un total de 1.177 muertos, más de la mitad de las bajas sufridas ese día por la Flota del Pacífico.

Fuchida permaneció hasta el final de la segunda oleada con el propósito de evaluar la magnitud de los daños. Durante su regreso, notó que su aeronave había recibido 21 impactos de fuego anti aéreo. El ataque a Pearl Harbor despertó al gigante dormido y unió a los Estados Unidos para entrar de lleno en la Segunda Guerra Mundial.

Este y otros momentos que han hecho historia en el mundo, los puedes encontrar en nuestras ediciones. Suscríbase en https://www.fac.mil.co/node/8675

Autor: 
Revista Aeronáutica - TC. (RA) Ricardo Andrés Torres Suárez
Enviar a un amigo
Share