Inicio / Un ángel en los ríos del Pacífico Colombiano

Un ángel en los ríos del Pacífico Colombiano

Fecha de Creación: 
15 de Agosto de 2020

En un avión King 350 de su Fuerza Aérea Colombiana, fue transportado Javier Mendoza, médico especialista en Ginecología, quien desde hace un año hace parte de la Fundación Ítalo-colombiana Monte de Tabor la cual cuenta con el Barco Hospital San Rafael, un hospital que llega a la casa de sus pacientes en zonas con desplazamiento forzado, comunidades afrocolombianas e indígenas que viven en la costa del pacífico colombiano y se encuentran en situación de vulnerabilidad.

Debido a la situación actual que enfrenta el país, los vuelos comerciales y el transporte público en general se ha visto afectado, generando dificultades en los desplazamientos nacionales; dada esta situación la fundación solicitó apoyo aéreo para trasladar desde la ciudad de Barranquilla hasta Cali, a este especialista y voluntario que sería clave en la misión, ya que de las 33 personas que usualmente viajan, solo estarían 16 incluyendo la tripulación del barco.

Una vez realizadas las coordinaciones, se realiza el viaje, para emprender una nueva misión que se transformó por el coronavirus y obligó a la fundación a darle un giro su operación, además teniendo presente las necesidades que se evidencian normalmente en esta población y sumado la crisis sanitaria sería fundamental su presencia.

Conozca la historia de Javier quien participó en esta misión por los ríos del Pacífico, su labor es fundamental para estas comunidades, que ven el barco como un ángel.

· ¿Quién es Javier Mendoza Suarez?

Soy un hombre de 43 años, casado y con mi hermosa esposa Sandra Moreno Cure, tenemos una linda familia y 3 hijos, Andrea de 20 años, Nataly de 15 años y Julián David de 8 años. Soy Médico Gineco-Obstetra, con énfasis en ecografía y medicina materno fetal. Cuento con 13 años de experiencia en este campo y desde hace un año, específicamente, me vinculé a la Fundación Ítalo-colombiana Monte de Tabor, Barco Hospital San Rafael.

· ¿Qué trabajo realiza la Fundación Ítalo-colombiana Monte de Tabor y qué es el Barco Hospital San Rafael?

La fundación Ítalo colombiana nació con el fin de contribuir al mejoramiento de las condiciones de salud y generar alternativas de desarrollo en el Pacifico colombiano y de todo el territorio nacional. Se crea al observar las necesidades de las poblaciones durante el transcurso de algunas misiones médicas realizadas por la fundación desde el año 2005. El Barco Hospital San Rafael se origina entonces con el fin de suplir esos vacíos a las comunidades en áreas de difícil acceso geográfico, donde no existe infraestructura y por ende no se cuenta con la posibilidad de acceder a un servicio básico de salud. La misión que cumplimos a través de la fundación, es llevar servicios médico-quirúrgicos de calidad, a las poblaciones más vulnerables y víctimas del conflicto armado, de la costa pacífica colombiana. (Afros, Indígenas, Migrantes).

· ¿Por qué se vincula a la fundación?

Me vinculé a la fundación por ser una persona con vocación de servicio, he dispuesto mis conocimientos y mi tiempo a atender a miles de pacientes porque sé que a través de mi trabajo se obtienen grandes resultados, se promueve la vida y se cuida la integridad de los seres humanos. Ser médico es una vocación, un don, interactuar con mujeres, hombres, niños, niñas, con la comunidad, en general, es un medio para crear una relación, es un vínculo y un compromiso que nace desde el momento en el que decido empezar a estudiar medicina.

· ¿Cómo fue la experiencia que tuvo los pasados días con las comunidades, afro e indígenas en el Pacífico colombiano?

La experiencia que se vive en cada misión, está llena de toda clase de sentimientos, porque vamos desde la alegría hasta en algunos momentos experimentar, desengaños, pero, siempre y lo más importante, es la satisfacción del deber cumplido y la sonrisa de las personas, a quienes tenemos el privilegio de atender y esta misión, por supuesto, como todas las anteriores estuvo llena de esas sensaciones, pero gracias a Dios, fueron más las dichas que las desdichas.

· ¿Qué experiencia o anécdota le dejó la última misión?

Experiencias, muchas, al igual que las historias anecdóticas de la gente, pero el aprendizaje cultural de cada etnia, nos llena de satisfacción, además de descubrir esa Colombia que muy pocos conocen. Experimentar el calor humano de ellos y su sonrisa de agradecimiento es lo más motivante, estas misiones tienen algo en particular y todas traen momentos únicos.

· ¿Cuál es la importancia de llevar atención médica a este tipo de comunidades y qué es lo más difícil, en cuanto el acceso a estas zonas?

La razón por la cual no cuentan con asistencia médica, es la combinación de muchos factores:

1. Difícil acceso por la geografía del terreno. 2. Desconocimiento de sus derechos. 3. Desconfianza basada en su experiencia, por eso es muy importante llevar servicios médicos a estas comunidades, ya que muchas de estas etnias, no han tenido un chequeo o una valoración para determinar su estado de salud, y lo más triste, en la mayoría de casos, nunca han visto un médico. Desafortunadamente no podemos solucionar todos sus problemas, pero estamos aportando un granito de arena para su bienestar y cuidado. Por esta razón agradezco el apoyo brindado por mi Fuerza Aérea Colombiana, mediante su gestión facilitó el avión para realizar mi traslado desde la ciudad de Barranquilla hasta Cali, y de nuevo desde este lugar a mi hogar.

Es así como la fundación Ítalo Colombiana Monte de tabor, durante más de 10 años han realizado alrededor de 80 misiones en 4 departamentos, logrando atender a 80.000 colombianos. Esta última misión logró beneficiar alrededor de 800 personas de las comunidades de Docordó, Puerto Pizario, Cabeceras, Isla Mono, entre otras. El objetivo es sobrepasar todos los obstáculos que la pandemia ha dejado y continuar llevando un servicio que no solo aborda asistencia médica, sino un enfoque integral en el cual se trabaja con los líderes y lideresas de los municipios para generar estrategias y planes que involucran el apoyo a las comunidades con docentes, antropólogos, sociólogos y otras especialidades.

Autor: 
Comunicaciones Estratégicas CACOM-7
Enviar a un amigo
Compartir