Inicio / Un Suboficial músico de profesión, pero con su corazón y mente en los simuladores de vuelo de la Fuerza Aérea Colombiana

Un Suboficial músico de profesión, pero con su corazón y mente en los simuladores de vuelo de la Fuerza Aérea Colombiana

Fecha de Creación: 
30 de Noviembre de 2020
Un Suboficial músico de profesión, pero con su corazón y mente en los simuladores de vuelo de la Fuerza Aérea Colombiana.

A raíz de los avances tecnológicos y mejoras para la instrucción de vuelo de los hombres y mujeres del aire, la Fuerza Aérea Colombiana ha fortalecido la capacitación de su equipo de trabajo para el desarrollo de equipos de simulación con amplias capacidades técnicas direccionado a la capacitación y entrenamiento de los futuros líderes del poder aéreo y espacial de Colombia. Esta es la historia del Suboficial Jorge Andrés Figueroa, músico de profesión, pero que gracias a su versatilidad logró participar en la creación de simuladores y softwares de vuelo, de los diferentes equipos de ala fija y rotatoria que posee la Institución Aérea.

1. ¿En qué año y cómo se incorporó a la FAC?

Yo me incorporé en el año 2000 con el curso administrativo N°10, a pesar de lo bien que me sentía en la Banda Sinfónica de Cundinamarca, los programas de apoyo a este tipo de instituciones culturales eran muy cambiante y limitado, como también su estabilidad laboral, para ese entonces la Fuerza Aérea abrió convocatoria para el personal de músicos y de una me le medí, tenía muy buenas referencias de la Banda de la FAC y sabía que me ofrecía un futuro promisorio. Mi paso por la Escuela de Suboficiales fue sufrido, no era muy apto para el entrenamiento fisco, nunca fui deportista, mi gimnasio de joven eran los cubículos de ensayo del conversatorio, mi carácter siempre ha sido de una persona tranquila y noble, y esto puede chocar con el carácter recio que imprimían mis superiores en esos momentos de formación militar, pero logré hacer una justa amalgama de la formación recibida, y aprendí mucho de esta experiencia en ESUFA de la disciplina, de la perseverancia, del esfuerzo militar, académico y aprendí de la decisiva e importante misión de la Fuerza Aérea para con el País.

2. ¿Cómo pasó de ser músico a investigador y desarrollador de proyectos de investigación?

Bueno, era irremediable que al trabajar en EMAVI no me dejara contaminar por mi interés juvenil por la aviación, creo que todo niño en algún momento soñó con ser un diestro aviador, algún día de manera accidental choqué donde se encontraban los simuladores de vuelo de la Unidad, eso para mí era lo más cercano de estar en la cabina de un avión, y comencé a hostigarle la vida a muchas personas inquiriéndoles con intensidad de cómo se operaban tantas cosas en una cabina, cómo se leían todos esos relojes con sus agujas, y me fue despertando un gran interés hasta el punto de hoy en día haber construido un par de simuladores.

Comencé construyendo primeramente unos rústicos pedales de vuelo en madera, y conectarlos a Microsoft Flight Simulator 2004, software de simulación muy popular, luego mi hice un pequeño panel de interruptores, ya iba cogiendo forma mi pequeño simulador, y un día viendo toda la infraestructura de la Unidad, se me ocurrió que en la Escuela se contaba con todo lo necesario para hacer un prototipo serio, que lograse apoyar el proceso de formación de los alumnos de vuelo; para tal fin con el apoyo de los comandantes de la época y que creyeron en una iniciativa de un loco artista musical, me apoyaron, para ello conseguimos un viejo tabaco de fuselaje de un T41 que estaba en el DMU del Grupo Técnico, un par de proyectores del Grupo Académico, puse mi computadora y un par de tarjetas electrónicas, y así fue como en el año 2008 se construyó el primer prototipo de un entrenador.

Así se demostró que no estaba tan loco como yo creía y que mi pasión por el construir cosas era superior a mi sensatez, gracias a esto logramos el apoyo de JOL , el cual me insto a que se realizara el entrenador del equipo Calima T-90 y aunque era un reto difícil, porque aún ni si quiera estaban los aviones en EMAVI no fui inferior a la confianza depositada y se saqué adelante ese simulador gracias al apoyo del CITAE y de JOL, este simulador opero por tres años, tenía un sistema visual de 220 grados y una cabina con aviónica Dynon 180, pero luego de ser actualizados los aviones, el simulador también tuvo que ser actualizado, trabajo adelantado por el CITAE en el 2020 donde cabe reconocer que el desarrollo electrónico y de software hecho por sus integrantes merece todos mis elogios.

Adicionalmente en el año 2016 junto con la sección investigación del GRUAC concursamos por una convocatoria del Ministerio de Defensa Nacional para el patrocinio de proyectos de alto impacto, fue así que se gestó y se desarrolló el simulador actual de T-41 Mescalero, el cual ya ha permito la instrucción en más de 1200 horas de vuelo, este equipo simula muy bien las dinámicas del avión, el desarrollo del escenario es al detalle y cuenta con un sistema de movimiento que hace que las sensaciones sean muy reales, este proyecto fue una triada entre el apoyo institucional, la participación de alféreces con sus trabajos de grado y participación de empresa privada pero todo el tema técnico, la estructuración técnica, la interacción de los sistemas y cumplimiento de las fases me fue encomendada para el cumplimiento de este exitoso proyecto.

3. ¿Cómo fue su preparación para comprender y entender las necesidades de los alumnos y pilotos para llevar a cabo el desarrollo de los simuladores de vuelo?

Bueno como lo decía de tanto preguntar a los técnicos de simuladores de esa época y los pilotos de la unidad me resolvían inquietudes amablemente, sobre la correcta interpretación de las cartas de navegación, y también leía por mi cuenta, hasta me metí a una comunidad virtual de aviación donde personas aficionadas pero apasionadas se dedicaban a la aviación detrás de una computadora, con este grupo de personas estudiábamos, invitábamos a pilotos reales, hasta el punto de realizar exámenes recurrentes que te obligaba a ir mejorando tus habilidades, y te evaluaban tus conocimientos, como por ejemplo el correcto uso de las reglas de navegación por instrumentos, la navegación a estima, la correcta interpretación de condiciones meteorológicas a través de intrincados metales, el uso correcto de la fraseología y adecuada planificación de un plan de vuelo, teniendo en cuenta el tipo de aeronave y su performance; y también fui beneficiado por el libre acceso a la información. Cabe mencionar que en tierra sé estas cosas, pero valoro las agallas, el profesionalismo de los Pilotos Militares de la institución en la vida real las cosas son a otro precio y las sensaciones del vuelo para algunos pueden ser atemorizantes como esa maniobra de perdida inducida de motor, por eso reitero mi total respeto por la vocación y profesión del aviador.

4. Cuéntenos sobre el aprendizaje que en un inicio fue empírico, pero más adelante lo llevó a aportarle a la Fuerza el simulador de T 41D, un FTD Calima T90A, un panel de Instrumentos 2D basado en el equipo UH-60L.

Así es yo soy totalmente empírico en las áreas de aviación, programación y electrónica, esto no es un impedimento para sacar adelante cualquier proyecto que uno se proponga y de esto puede dar fe la historia, eso sí guardando las justas proporciones como lo fue el musico e inventor Leonardo Davince, u otros destacados personajes como lo es Bill Gates , Steve Jobs y Nikola Tesla que en común tienen el no contar con un título profesional y la lista es larga de inventores que reúnen ese requisito, eso sí sería de mi parte mal educado compararme con estas brillantes personas, pero inspiran a ser un cambio desde su lugar de trabajo, impactando de manera positiva a muchos.

5. ¿Qué significado tiene para usted, haber contribuido con los programas de instrucción a través de los simuladores de vuelo de las aeronaves de entrenamiento de los futuros pilotos de la FAC?

Una gran satisfacción aportar para que los alumnos de vuelo y las tripulaciones de vuelo puedan contar con herramientas que permitan afianzar sus conocimientos y lograr su crecimiento profesional, antes no se contaban con todas estas herramientas de entrenamiento al alcance, a muchos les toco con el avión de madera, o una inerte maqueta, muchos otros los montaron en caliente en una desconocida cabina de vuelo, hoy en día los alumnos de vuelo cuenta con toda la infraestructura necesaria para lograr de manera satisfactoria la consecución de sus alas de Pilotos Militares.

6. ¿Qué proyectos a corto, mediano y largo plazo tiene en la Fuerza Aérea?

Seguir contribuyendo desde el Centro de Excelencia Operacional, en su posicionamiento como centro de entrenamiento avanzando de la institución, realizar cuando sea el momento la planeación y estructuración del proyecto de actualización del simulador de T41D, para equiparlo con panel Garmin 1000 teniendo en cuenta los futuros aviones de entrenamiento C-172 que vendrán equipados con esta aviónica, y finalmente ante todo mantener las capacidades operativas de los entrenadores de la Escuela, porque no tan solo es hacer las cosas si no lograr mantenerlas en el tiempo.

Autor: 
Comunicaciones Estratégicas EMAVI
Enviar a un amigo
Compartir