Inicio / Conozca cómo jóvenes colombianos se convierten en soldados en el CACOM No.1

Conozca cómo jóvenes colombianos se convierten en soldados en el CACOM No.1

Fecha de Creación: 
31 de Agosto de 2020

La Escuela de Instrucción Militar Aérea, ESIMA, ubicada en el Comando Aéreo de Combate No. 1, es un centro de entrenamiento militar en donde hombres y mujeres no solo de la Fuerza Aérea Colombiana, sino de otras Fuerzas como el Ejército y la Armada Nacional son entrenados en los diferentes cursos de combate y de supervivencia, haciéndola un excelente referente de instrucción a nivel nacional.

Desde el año 2017, la ESIMA, es la encargada de recibir e instruir a los jóvenes colombianos que al cumplir su mayoría de edad son convocados e inscritos de manera voluntaria para cumplir con el compromiso constitucional de prestar su servicio militar en alguna de las instituciones militares del Estado.

Estos jóvenes llegan a hacer parte del programa IBASE (Instrucción Básica en Seguridad), creada por la Especialidad de Seguridad y Defensa de Bases Aéreas, que consiste en realizar el entrenamiento y capacitación básica a los soldados que ingresan a la Institución, brindando una instrucción estandarizada en procedimientos y doctrina.

Es por esto, que las instalaciones de la Escuela se vuelven un templo de entrenamiento y conocimiento, en el cual los jóvenes que inician como “Conscriptos” reciben una formación especial y entrenamiento básico durante 45 días, al término de los cuales reciben sus armas y juran bandera convirtiéndose en soldados de la patria.

La Fuerza Aérea Colombiana, de acuerdo a la autorización del Gobierno Nacional mediante la resolución No. 1041 del 24 de junio de 2020, para la incorporación de soldados en las Bases Militares, realizó la invitación a los jóvenes que se encuentran entre los 18 y 23 años de edad y tuvieran pendiente resolver su situación militar a incorporarse como soldados; por esta razón la Institución implementó y ejecutó los protocolos de bioseguridad requeridos para el reclutamiento de sus soldados.

El proceso de incorporación inicia con la realización de exámenes médicos y revisión general, valoración en sicología y odontología; posteriormente y luego de haber aprobado esta revisión previa, se realiza un examen de aptitud sicofísica que logra establecer si el joven evaluado logra cumplir con todos los requisitos que necesita un soldado de Colombia.

Luego de todo este proceso, la ESIMA acoge a estos jóvenes mayores de 18 años que voluntariamente se han presentado para cumplir con este requisito constitucional de prestar su servicio militar y ofrecer lo mejor de sí para la defensa y seguridad de la nación.

Durante el tiempo de entrenamiento, este grupo de hombres son guiados por el personal de Oficiales y Suboficiales de la Escuela, quienes son sus instructores durante todo este proceso y les enseñan materias indispensables para un militar como lo son: Entrenamiento Físico y Gimnasia, Instrucción en Conocimiento de Armas, normas generales de comportamiento, cortesía militar, refuerzo de símbolos patrios, jerarquía militar y policial, orden cerrado, Derechos Humanos, Ejercicios de Tiro y Doctrina de Seguridad y Defensa de Bases. Es importante destacar que a lo largo de su formación también se enfatiza en la campaña Institucional “Construyendo Sentido”, que busca prevenir muertes fuera del combate; al igual que se fortalecen sus principios y valores, el trabajo en equipo, control de emociones, prevención del alcoholismo, drogadicción y enfermedades de transmisión sexual.

Este conocimiento adquirido, no solo logra su transformación física, volviéndolos más ágiles y atléticos, sino que también consigue hacerlos más fuertes sicológicamente, adquiriendo madurez, fortalecimiento mental y entereza de carácter.

Luego de este arduo entrenamiento de 45 días de preparación diferencial en la ESIMA, como reinvención por la actual crisis debido a la pandemia, en el cual se aplican la disciplina, la mística militar y se fortalece su vocación de servicio y amor por la Institución, los soldados son entregados a la sociedad como hombres íntegros que aportarán de manera positiva al país y serán distribuidos a las diferentes Unidades de la Fuerza Aérea en todo el territorio nacional con los conocimientos necesarios para cumplir con los objetivos de defender a su país con seguridad, honor, valentía y compromiso.

Esta oportunidad es una experiencia única, que logra orientar a muchos jóvenes por un camino exitoso, ya que no sólo los forma militarmente, sino que también fortalece en ellos principios y valores, instruyéndolos integralmente para ser hombres de bien en la sociedad, permitiéndoles regresar a sus hogares una vez finalizado su servicio militar con un carácter formado, con objetivos claros y con aspiraciones de superarse tanto personal como profesionalmente.

Autor: 
Comunicaciones Estratégicas CACOM-1
Enviar a un amigo
Compartir