Inicio / Honor, valor y sacrificio: una historia inspiradora de una vida entregada a la vocación del servicio

Honor, valor y sacrificio: una historia inspiradora de una vida entregada a la vocación del servicio

Fecha de Creación: 
23 de Septiembre de 2020
Honor, valor y sacrificio: una historia inspiradora de una vida entregada a la vocación del servicio

Esta es la historia del Técnico Jefe, Hans Rodríguez Torres, quien completa 27 años de servicio en su Fuerza Aérea Colombiana, desde los 19 años ingresó a la Escuela de Suboficiales “CT Andrés María Díaz D.” en el año de 1994, recuerda que en su infancia tuvo una pasión por el deporte, destacándose en el microfútbol ganando múltiples campeonatos junto con su familia quienes conformaban dicho equipo; desde los 12 años inició su etapa productiva, ejerciendo labores de construcción, tipografía, publicidad, mensajería y de lavandería, debido a que su entorno familiar era humilde y del campo, y por aquella época era la motivación para seguir adelante.

El sueño de ser militar de la Fuerza Aérea, surgió cuando veía surcar la aeronave C-130 Hércules por los cielos de la ciudad de Bogotá, su inquietud por ingresar a la Institución Aérea lo llevó a incorporarse en el curso N. 68 de suboficiales, el cual se especializó en el área de Seguridad y Defensa de Bases, pasando por los cursos de contraguerrilla en el Comando Aéreo de Combate N.1, paracaidismo militar en línea estática en el Fuerte Militar de Tolemaida y el curso de Policía Militar en la Brigada Número 13 del Ejército Nacional. Sus habilidades militares le han permitido estar en cargos de alta importancia para la Nación, por esta razón, en entrevista a quien entregó su vida a la Institución más querida por los colombianos, desea que muchos jóvenes en Colombia le entreguen esa misma vocación de servicio a través de las Fuerzas Militares.

• Cuéntenos, ¿Qué lo ha motivado a entregar toda una vida a la Institución?

Lo que más me ha motivado a mantenerme en la vida militar es el gusto por mi trabajo y la vocación de servicio, ayudar a todos los jóvenes que llegan a prestar su servicio militar obligatorio, conociendo sus motivaciones y sueños, nosotros cumplimos la labor de orientarlos de la mejor manera para que sean jóvenes de bien y que tengan un proyecto de vida estable, y sobre todo que valoren la vida y cada esfuerzo que hacen para que en un futuro puedan lograr grandes retos. Yo amo a mi Fuerza Aérea, hemos hecho muchas misiones en pro de todos los colombianos y ha sido el motivador más grande en mi vida después de mi familia.

• ¿Cuáles han sido los cargos que ha desempeñado en la Fuerza? y ¿Qué experiencia le ha marcado una enseñanza significativa?
He trabajo en la zona de reclutamiento de la Fuerza Aérea, donde tuve la oportunidad de viajar por los departamentos de Boyacá y Cundinamarca llevando el mensaje de positivismo a los jóvenes para que se incorporaran a la Fuerza y vivir el sueño de trabajar desde las alturas, también trabajé como jefe de seguridad del Comando de las Fuerzas Militares, además estuve a cargo de la seguridad del palacio de Nariño y en protocolo. La experiencia que más recuerdo fue en una ocasión, un joven me solicitó poder ingresar a la Fuerza como soldado, ya que no contaba con los recursos suficientes y dormía bajo de un puente, lo que hicimos fue apoyarlo y brindarle toda la asesoría y orientación para que presentara las pruebas físicas, médicas y psicológicas, motivarlo y llenarlo de fortaleza para su nuevo proyecto de vida.

• ¿Qué representa llegar al grado de Técnico Jefe, después de 27 años de servicio?

El grado que llevo con orgullo sobre mis hombros es el símbolo de responsabilidad, tenacidad, de amor por mi Fuerza y fue una meta que me impuse desde el momento en que ingresé a la escuela, porque todos quieren pero somos pocos los que llegamos a la meta con la misión cumplida, me llevo muy buenos recuerdos y anécdotas además de haber pertenecido a una gran familia y más aún la satisfacción del deber cumplido.

• ¿Cuál es el mensaje que quiere brindar a todos aquellos jóvenes que desean incorporarse como suboficiales en la Fuerza Aérea?
Ser parte de la Fuerza Aérea, no sólo es un trabajo, es una vocación, una vida, una pasión hecha realidad porque ser caballeros del aire es la máxima distinción a la que muchos quieren llegar pero muy pocos nos atrevemos, esta gran familia es la misma que lo va apoyar y nunca lo va abandonar, la labor de servicio, trabajo, dedicación y ayuda para con quien nos rodea fortalece esos valores que nuestros padres nos inculcaron, somos aviadores y podemos ver al horizonte y pensar que allí podemos llegar inicialmente con nuestros sueños, y después con nuestra fuerza, porque la misión que nos fue encomendada la tomamos con humildad y responsabilidad de proteger a todos los colombianos desde las alturas y a través de la ciencia llegar a las estrellas, queremos que ustedes jóvenes pertenezcan a esta su familia aérea y nos vean como su proyecto de vida para tener el gusto de pelear hombro a hombro y gritar juntos ASÍ SE VA A LAS ESTRELLAS.

Autor: 
Comunicaciones Estratégicas GACAR
Enviar a un amigo
Compartir