Inicio / Un Ángel en medio de la inundación

Un Ángel en medio de la inundación

Fecha de Creación: 
30 de Septiembre de 2020
Un Ángel en medio de la inundación

El Departamento del Meta se encuentra ubicado en el centro del país, exactamente en la región Orinoquía; es reconocido por ser un departamento con una gran riqueza hídrica, alimentado por los numerosos afluentes que lo cruzan y que nacen en la Cordillera Oriental. Su capital, es el municipio de Villavicencio, una ciudad considerada el centro comercial más importante por ser la puerta a los Llanos Orientales; dentro de los principales ríos que rodean la jurisdicción de Villavicencio están el Guatiquía, Guayuriba, Negro y Ocoa.

Esta característica hídrica también se encuentra en otros municipios dentro de los que sólo mencionaremos el Humadea, Guamal y Chichimene, en vista que, para este año, junto a los ríos Guatiquía, Guayuriba y Negro, causaron graves inundaciones provocadas por las intensas lluvias, colocando en situación de riesgo y vulnerabilidad a los pobladores de estos sectores ya que el aumento del caudal provocó el desbordamiento de las aguas sobre viviendas, cultivos y criaderos.

Su Fuerza Aérea, institución castrense de Colombia, tiene la misión de volar, entrenar y combatir para vencer y dominar en el aire, el espacio y el ciberespacio, en defensa de la soberanía, la independencia, la integridad territorial, el orden constitucional y contribuir a los fines del Estado. Para la temporada de lluvias que afectó desmedidamente a los metenses, la Institución colocó al servicio de los ciudadanos y autoridades locales las capacidades del Comando Aéreo de Combate No. 2, las tripulaciones del helicóptero UH-60 “Ángel” que atendieron velozmente cada requerimiento para proteger la integridad de los ciudadanos que se encontraban aislados y en peligro.

Estas misiones responden al nombre de “Búsqueda y Salvamento”; las cumplen dos Oficiales y 5 Suboficiales disponibles cada semana, las 24 horas del día. Este personal debe garantizar el éxito de la operación desde el seguimiento estricto de su rol dentro de la cabina y los protocolos de seguridad en cada rescate; encontramos así que, el piloto y copiloto, con su profesionalismo, deben enfrentar las condiciones meteorológicas para llegar hasta el punto donde se requiere la ayuda y realizar complicadas maniobras estacionarias, sobre los puntos de difícil acceso, para asegurar la estabilidad de la aeronave y que los dos militares de grado suboficial, expertos en recuperación de personal, utilicen sus equipos de grúa y asiento o lo que requieran para efectuar el salvamento. Por su parte, tres Suboficiales más se encargan del mantenimiento de la aeronave durante su fase de prevuelo, vuelo y posvuelo. Durante la misión, se encargan de librar de obstáculos el espacio navegado para aterrizar o estacionarse aéreamente, sugerir puntos de aterrizaje y buscar el objetivo para orientar al piloto hacia el sitio sobre el cual se realizará la misión; uno de ellos es el TER o Técnico Especialista en Equipos de Rescate, su función es operar los elementos especiales para que los comandos o rescatistas militares efectúen el descenso. Estos 7 tripulantes, desde sus funciones individuales, articulan esfuerzos para poner a salvo a los niños, adolescentes, jóvenes, adultos, personas de la tercera edad y mujeres en embarazo que atraviesan una emergencia por cuenta de fenómenos naturales.

Con la ardua y comprometida labor de los hombres y mujeres que integran la Fuerza Aérea, se ha logrado rescatar en Villavicencio, a 67 ciudadanos que fueron sorprendidos por las crecientes súbitas de estos afluentes que los dejó incomunicados, con sus hogares inundados, carreteras destruidas y sin posibilidad de ser rescatados con maniobras terrestres por los Organismos de Socorro que trataron de extraerlos con sus medios, pero el volumen y corriente de las aguas les impedían el paso.

Con estas actividades aéreas que se despliegan en el CACOM2, la Institución demuestra una vez más porque es “la Fuerza de una nación”, llegando a los corazones de aquellos que se han inyectado de esperanza cuando escuchan el rotor de un helicóptero acercarse y ver en él y en sus tripulaciones, un Ángel en medio de la Inundación”

Autor: 
Comunicaciones Estratégicas CACOM 2
Enviar a un amigo
Compartir